Tomás Rufo abre la Puerta Grande de Madrid el día de su confirmación de alternativa

Plaza de toros de Las Ventas de Madrid. 13ª Feria de San Isidro. 11ª Corrida de toros. Lleno de “no hay localidades”. Cinco toros de Domingo Hernández y uno (3º) de Garcigrande, de magnífica presentación, complejos, a veces en su lidia, pero sacando buen fondo en el tercio final. Los mejores 1º y 4º.

Julián López “El Juli” (Azul azafata y oro): Silencio y Vuelta al ruedo tras petición y dos avisos.

Alejandro Talavante (Nazareno y oro): Pitos y Saludos tras aviso.

Tomás Rufo, que confirmaba alternativa (Blanco y oro): 1 oreja tras aviso y 1 oreja.

Incidencias: El público ha obligado a Julián López “El Juli” a salir a saludar antes de que saltara a la arena el primer toro, en recuerdo de su gran tarde del pasado día 11 de mayo.

Corrida con muchos matices, que siempre ha conseguido mantener la atención del respetable, con dos toros que han destacado por encima del resto, 1º y 4º, con un gran fondo de nobleza y bravura en el último tercio, y otros dos, 5º y 6º, que también han tenido cosas positivas.

El toro de la confirmación de alternativa de Tomás Rufo ha colocado la cara de forma extraordinaria ya en el saludo capotero del diestro toledano. Entrega de “Cascabel” tanto en las telas como en el peto. Tomás Rufo ha cuajado una labor de altura, en la que el temple ha sobresalido sobre otras cualidades, buscando siempre la colocación perfecta frente a su antagonista, asentado y encajado de riñones. Cabeza despejada, una vez más, del matador de Pepino. El toro se ha puesto muy difícil para cuadrarlo para entrarle a matar, posiblemente porque el afán y las ganas de Tomás Rufo han alargado la faena en exceso. Estocada tendida y trasera. Una oreja tras aviso.

El sexto ha sido un toro completamente diferente, que nunca se ha empleado en nada en los primeros tercios y que además derrotaba a las telas. El inicio de faena de Tomás Rufo ha sido la clave para el éxito del trasteo, por bajo sometiendo al cornúpeta y obligándole a quedarse en el engaño. Animal muy cambiante, al que ha resultado difícil acoplarse, precisamente por esas distintas formas de acometer dentro incluso de la misma tanda de muletazos. Nuevamente, el valor, la inteligencia y, por supuesto, el temple que ha aplicado Tomás Rufo han obrado “el milagro” de que el toro al final rompiera hacia delante. Estocada atravesada. Petición más que mayoritaria de oreja, que es concedida por la presidencia y que le supone la Puerta Grande al torero toledano.

Inédito ha quedado El Juli con el primero de su lote, ya que el burel perdía continuamente las manos, optando el diestro madrileño por abreviar, marchándose a por la espada. Cuatro pinchazos y estocada atravesada. Silencio.

La gran obra de El Juli, una más esta Feria de San Isidro, ha llegado frente al cuarto, un astado que ha salido suelto de los capotes, y al que Julián lo ha templado a la perfección, echando las manos muy abajo con el percal. Tanto en el tercio de varas como en el posterior de banderillas, el toro de Domingo Hernández no ha querido emplearse, recorriendo mucha plaza. La sapiencia torera de El Juli ha ido encelando y convenciendo poco a poco a su oponente, a base de temple, técnica y un amplio conocimiento. El toro responde mejor al exigirle por abajo, logrando algunos naturales de gran lentitud, llevando prendido en los vuelos de la muleta al burel. La postrera serie con la mano izquierda, con el toro arrastrando el hocico por la arena, ha sido sensacional. El fallo con la espada, primero, y luego la tardanza del toro en doblar, han dejado, finalmente, el balance de El Juli en vuelta al ruedo tras petición de oreja y dos avisos.

Alejandro Talavante ha encontrado esta tarde cierta hostilidad de parte del público de Madrid. El tercero de la función ha cabeceado en el peto, derrotando también en los capotes. El inicio de faena por bajo del torero extremeño buscaba someter y domeñar una embestida violenta y áspera. Nula entrega y raza del animal, realizando Talavante una faena breve. Estocada baja. Pitos.

La raza de figura del toreo ha hecho que Alejandro Talavante haya optado por comenzar su faena de muleta al quinto de rodillas, toreando en redondo, respondiendo ahora sí los tendidos. El trasteo ha alcanzado sus cotas más elevadas al natural, con muletazos profundos, rematados por debajo de la pala del pitón, entregado y roto por momentos el torero, sacando prácticamente media muleta, erguida la planta. Pinchazo y estocada desprendida. Saludos tras aviso.

Salvador Núñez, picador de la cuadrilla de El Juli, ha sido derribado, sin consecuencias, por el cuarto de la tarde. José Antonio Carretero, en el 1º, y José María Soler, en el 4º, se han lucido lidiando. Miguelín Murillo, en el 5º, y Fernando Sánchez, en el 6º, se han desmonterado tras parear con suma brillantez en ambos casos.

Tomás Rufo ha salido en volandas camino de la calle Alcalá al finalizar la corrida.

Fotos: Alfredo Arévalo – Plaza 1

A %d blogueros les gusta esto: