Oreja por coleta para la terna en Algeciras

Se cortaron tres orejas en total en la segunda de abono de muy distinta lectura

“Desahogado” abrió la tarde. Un toro bien hecho, bajo de manos y de cara ‘colocá’ que no ayudó al lucimiento capotero del sevillano. Morante lo recibió con un toreo sobre las manos a la antigua usanza. El primero recibió dos varas sin apretarle demasiado y posteriormente José Antonio le sopló un quite por verónicas con enjundia pero su astado embistió sin humillar. Llegó chochón al tercio de banderillas pero sin definirse del todo. Buenos pares de Trujillo y Araújo. El sevillano le abrió los caminos con poderío en la tanda inicial y poniendo ese don de la pureza. El abreplaza se movió con guasita por ambos -más por el izquierdo que tiraba una gañafá al pasar- sin entrar convencido el de El Torero. Respondió el genio de La Puebla con fibra, enrazado y conocedor que por ahí había que tragar quinina. Un astado cambiante permanente puesto que a la siguiente tanda lo hizo por el derecho y nunca exteriorizó el peligro sordo que sacó. El cigarrero se fajó con él y le sacó más de lo que le ofreció en un trasteo sincero con su personal sello de artista. Muy superior a un toro que pasó dormido y siempre pendiente del maestro. Estocada y palmas.

El cuarto “Calumniado” un toro que por hechuras recordaba al primero. Similar comportamiento en el capote al inicial sin ayudar al lucimiento con la tela rosa. Algunos lances tuvieron sabor. Mucho más el quite por chicuelinas de Morante donde se lo enroscó con particular gracia. Antes un puyazo bien dado y a cambiar. Brindis público de Morante. Comenzó en tablas por alto con aires ‘gallistas’ para sacarlo con mucho aroma a un toro que se quedaba muy corto de viaje. Al proseguir susto en una colada tremenda a diestras que apunto le cuesta el percance. Desde ahí desarrollo sentido. El sevillano impuso su ley ante un toro que nunca entró metido de verdad en el engaño. Demostración de valor portentoso y de torería por doquier impregnada de naturalidad y temple. Mucha raza y capacidad ante un toro que olía a hule -‘arrancas’  en rectitud y miradas alargando el cuello- en cada embroque. José Antonio se la jugó, ofreció el pecho, lo cogió muy corto y mandó en el trazo como capitán en plaza. Naturales largos con las de “Caín” en su muñeca y toreo fundamental con un valor titánico para embarcar y tragar las dudas del difícil cuarto. Faenón de maestro por testiculina y sabiduría. Oreja de ley tras un pinchazo.

“Durango”, hizo segundo más alto que el anterior y ofensivo de con las puntas para enfrente. Este, embistió más pausado que el primero al capote de Alejandro. El extremeño le construyó un saludo por verónicas con expresión pero sin llegar arriba. “Durango” salía suelto de cada encuentro buscando otros lados y constantemente con la cara arriba sin descolgar nunca. Una vara y a otra cosa. Se quedó crudo. Brindó a Morante, de torero a torero. Alejandro lo tanteó sin apretarle para impedir que se rajara a las primeras de cambio, algo que quiso hacer cada vez que se abrochaba una tanda. Alejandro le abrió terrenos y le ofreció una muleta por ambos sin estridencias consiguiendo mejores cotas al natural. Por ahí, le dibujó varios de recorrido y temple que arrancaron la música. Buen toreo y suavidad en las muñecas. Un pitón izquierdo que fue la base de una faena expresiva y sin apreturas que tuvo mérito por estética y amarrar a uno al límite. A derechas, más periféricos los muletazos pero con la virtud de engarzarlos con limpieza a pesar de las protestas del desclasado que abrió su lote. Estocada arriba de rápido efecto que cerró una faena interesante. Petición y ovación con saludos.

“Legionario” quinto, toro fino de cabos y despegado del suelo. Talavante se expresó en el trato inicial con buen corte en el lance. Una vara casi sin sangrar y un quite inocuo precedieron a las banderillas. ¡Va por ustedes en los medios! Alejandro tejió una labor de tira líneas -para convencer a su oponente- por ambos pitones hasta que a mitad de su quehacer le apretó en una tanda exigente a derechas. A zurdas más pausa ente cites para interpretar el natural limpio. En conjunto una faena bien trazada a la que le faltó más transmisión para terminar de explotar del todo. Finalizó por manoletinas ajustadas ante un manejable y una buena estocada que subieron el tono para cortar una oreja.

“Adulzado”, tercero de la tarde. Un cinqueño apretado que embistió bien al templado capote de Galván. El ‘Cañaílla’ le dibujó varias verónicas que calaron hondo en el paisanaje. Precioso saludo. Una vara sin apretar para dejarlo enterito. Este sí se movió con son durante la lidia. Brindis público. David lo trato de principio a su aire pero poniendo criterio en su muleta. Eso, además de todo lo bueno que tenía el toro dentro ayudaron a construir una enorme faena de Galván. El gaditano se emborrachó de torear por ambos pitones ante una embestida enclasada, entregada y repetidora que persiguió los dulces vuelos de la pañosa. Labor a más, muy intensa y de gran parangón por ambos pitones donde la muleta templada y la estética vertical de un toreo personal se adueñaron del Coso de Las Palomas. Una faena plena de principio a fin que tuvo un inmerecido final por la espada. Multitud de pinchazos -tras un amago de pedir el indulto- emborronó un triunfo que olía a rabo. Ovación tras aviso.

Estuvo muy despejado Galván con el sexto, un mansito que tuvo “chispa” en las embestidas a las telas. Lo saludó por verónicas en un recibo capotero muy jaleado por la parroquia. El ciertaplaza se iba y venía sin celo en una lidia y sin entrega. Bien Galván al mostrarla siempre en la cara y no dejarlo pensar para que huyera. Hubo muletazos de toda índole…largos, templados, enroscados y otros algo más ligeros pero sin duda a todos les puso raza para no irse de vacío. A base de tesón y colocación consiguió que el cierraplaza se quedara en los medios. Mostró valor y sentido del temple. El final de faena con el toro ya muy apagado tuvo calado en el tendido con un David Galván muy entregado. Todo ante un antagonista rajado pero con el pozo de la madurez. Otra vez la espada se la volvió a jugar y lo que pudo ser un conjunto de varios “peluas” se quedó en una.

Ficha del Festejo:

Jueves 23 de junio de 2022

Plaza de toros de Algeciras – Coso de las Palomas (Cádiz).

Segundo festejo de abono de la Feria Real.

Entrada: Media en los tendidos.

Toros de El Torero, bien presentados y de distinto juego. Destacó el enclasado y repetidor tercero.

Morante de la Puebla; Palmas y Oreja.

Alejandro Talavante; Ovación y Oreja.

David Galván; Ovación tras aviso y Oreja.

Incidencias: El sevillano Morante de la Puebla, al finalizar el paseíllo, recibió una sonora ovación que el público le rindió en señal de cariño por el reciente fallecimiento de su progenitor.

Fotos: Eva Morales

Prensa Espectáculos Carmelo García

A %d blogueros les gusta esto: