Oreja a la torería de Juan Ortega en Morón de la Frontera

Diego Urdiales se encontró en primer lugar un toro con calidad en la embestida, pero con poca fuerza. El diestro riojano lo lanceó con clase con el capote. Brindó al público. Faena templada y medida, cuidando en todo momento al animal. Dejó buenos muletazos a media altura cargados de suavidad.

En el cuarto, Urdiales se estrelló con un toro de Juan Pedro Domecq, bonito de presentación, pero sin entrega alguna. Estocada y silencio.

Juan Ortega recibió muy templado al segundo de la tarde con el hierro de Murube. Un toro sin entrega y apenas clase y que siempre tuvo la querencia a tablas. Estuvo por encima el sevillano en una faena con temple

Ante el quinto cuajó una faena cargada de torería y de detalles a un toro de Juan Pedro Domecq. Un trasteo que inició por bajo con temple y suavidad en los toques. Los mejores muletazos llegaron por el derecho, con pases de calidad, hondura y empaque. Detalles con chispa que calaron en el tendido. Estocada y oreja.

Aguado se las vio en tercer lugar con un deslucido animal de Juan Pedro Domecq con el que apenas pudo lucirse con el capote. En la lidia del animal llegó la lesión del banderillero Diego Ramón Jiménez, fue llevado a la enfermería con una lesión muscular en la espalda.
Apenas pudo realizar faena Aguado a un toro sin transmisión y sin clase alguna. Estocada y silencio.

En el último, Pablo Aguado se las vio con un ejemplar de Murube con algunas opciones, pero con poca clase y bruto en la embestida. Tiró de temple Aguado en algunos muletazos por el derecho y de raza en otros pasajes de la faena. Cuajó muletazos buenos por el derecho, a pesar de la embestida desigual del de Murube. La pena fue el fallo con la espada. Perdió el trofeo.

Plaza de toros de Morón. Casi lleno.

Se lidiaron tres toros de Murube, (1º, 2º y 6º) bien presentados, con clase pero justos de fuerza ; y tres de Juan Pedro Domecq, (3º, 4º y 5º), correctos de presentación y de juego variado.

Diego Urdiales, ovación y silencio.
Juan Ortega, ovación y oreja.
Pablo Aguado, palmas y silencio.

Prensa Lances de Futuro

A %d blogueros les gusta esto: