La torería y la entrega de los toreros sobresale en Santander

Plaza de toros de “Cuatro Caminos” de Santander. Segundo festejo de la Feria, primera corrida de toros. Lleno dentro del aforo permitido. Astados de Puerto de San Lorenzo (1º y 5º) y La Ventana del Puerto (2º, 3º, 4º y 6º). Con nobleza pero viniéndose a menos en el tercio final.

José Antonio “Morante de la Puebla” (Canela y azabache): Saludos y Saludos tras aviso.

Diego Urdiales (Rioja y azabache): 1 oreja y Saludos tras aviso.

Pablo Aguado (Corinto y oro): Silencio tras aviso y Ovación tras petición.

El público ha obligado a saludar a la terna antes de que saliera por toriles el primer toro de la corrida.

El resultado numérico de la tarde, en cuanto a orejas se refiere, no refleja para nada lo vivido en el Coso de Cuatro Caminos. Y es que hay que destacar por encima de todo la disposición y entrega de los tres toreros, sin salirse para nada de su clásico concepto del toreo, dándolo todo ante el público santanderino.

Aunque no ha paseado ningún trofeo Morante de la Puebla he tenido una actuación sobresaliente hoy en Santander. Al primero lo ha cuajado con el capote, en un sensacional quite por verónicas. Posteriormente, le ha enjaretado una faena plagada de torería, de verdad y de pureza, logrando los mejores momentos con la mano derecha, por donde el toro del Puerto de San Lorenzo tenía mejor condición, si bien era un tanto intermitente. Estampas de sabor antiguo las que ha dejado la obra del torero sevillano. Pinchazo y media estocada arriba. Saludos.

Con el cuarto ha estado aún más importante si cabe Morante de la Puebla, tragándole una enormidad a su antagonista y pasándoselo muy cerca. Temple, naturalidad y ligazón por momentos, dejándole la muleta puesta y corriéndole la mano con despaciosidad. Inconmensurable el diestro cigarrero. Dos entradas con la tizona y otros dos golpes con el verduguillo. Saludos tras aviso.

La única oreja de la corrida la ha obtenido Diego Urdiales tras liquidar al segundo de la función, toro noble, que ha peleado bien en el caballo de picar. El matador riojano ha firmado un quehacer templado, estando siempre muy bien colocado frente a su oponente, buscando hacer las suertes con la máxima pureza y entrega posibles. Espadazo en todo lo alto. Una oreja.

El quinto ha sido más deslucido, sacando dificultades en el tercio final. Diego Urdiales ha estado firme, seguro y tranquilo, demostrando que atraviesa por un excelente momento en su carrera. Nuevamente, lo finiquita de una estocada en los rubios. Saludos tras aviso.

El primero del lote de Pablo Aguado ha sido obediente a los toques pero mirón y saliendo del viaje tras el engaño desentendiéndose del mismo. Naturalidad, suavidad y prestancia en la labor del matador hispalense, que ha estado con ganas de agradar y entregado. Marra con el acero. Silencio tras aviso.

El sexto sí que le ha permitido a Pablo Aguado lucirse con el capote en un buen saludo, rematado en los medios. En banderillas ya ha apuntado el animal de La Ventana del Puerto cierta querencia hacia los terrenos de dentro. El torero sevillano ha sabido aprovechar el corto recorrido que tenía el cornúpeta, sin adelantarle en demasía la pañosa, y jugando también con las alturas para que el burel le aguantara. Estocada algo perpendicular. Ovación tras petición.

Señalar el gran puyazo recetado por Cristóbal Cruz en el cuarto y los buenos tercios de banderillas cuajados por Juan José Trujillo, en ese mismo toro, e Iván García, en el sexto, desmonterándose éste último.

Fotos: Lara Toca – Asociación Nacional de Fotógrafos Taurinos – Burladero TV

A %d blogueros les gusta esto: