Vuelve a abrir al público la Sastrería de Toreros Emilio

Tras cerrar sus puertas hace un año, esta semana ha reabierto la Sastrería de Toreros Emilio, situada en la calle Ave María de Madrid.

Con tal motivo, nos hemos puesto en contacto desde InfoTauro con Emilio para que nos cuente las razones que lo llevaron a echar el cierre hace un año y a regresar ahora, así como algunas anécdotas y curiosidades que ha vivido a lo largo de estos años, en los que ha confeccionado ropa de torear a las más importantes figuras del toreo.

Pregunta: ¿Dónde se encuentra la sastrería y qué tiempo lleva abierta?

Respuesta: Mi padre estuvo desde 1956 hasta 1982 trabajando en la Sastrería Pelayo. A partir de 1982, se estableció por su cuenta en la calle Ave María, junto a mi madre y mi hermana.

Pregunta: ¿Por qué cerró la sastrería y por qué vuelve a abrirla ahora?

Respuesta: La sastrería iba muy mal. Cerré el 30 de noviembre del año 2019 porque se daban menos toros y había una oferta muy grande de sastrerías de toreros. Y regreso ahora para volver a intentarlo, porque conocer a las figuras del toreo, las ilusiones de los novilleros que empiezan o las inquietudes de los banderilleros y mozos de espadas es algo muy bonito.

Pregunta: De todas las prendas de torear que hace, ¿de cuál de ellas tiene más encargos ahora mismo?

Respuesta: Ahora mismo la mayor cantidad de encargos es de muletas. El mundo del toro ha reaccionado con mucho cariño hacia mí y tengo bastantes encargos de muletas, de todas las calidades y precios.

Pregunta: ¿Hay modas en los que respecta a los colores y a los bordados de los trajes de luces?

Respuesta: Sí que hay modas en el tema de los colores y los bordados de los trajes de luces. La moda dependerá directamente del torero que esté triunfando en ese momento. Por ejemplo, mi padre le hizo multitud de trajes a Antonio Chenel “Antoñete”, la inmensa mayoría de ellos en color lila. Cuando Antoñete salió a hombros en Madrid con un terno lila, ese color se puso de moda.

Pregunta: En relación con lo que acaba de decir, ¿Los toreros tienen muchas manías en cuanto a colores y bordados, teniendo en cuenta si han conseguido éxitos importantes con ellos o por el contrario han resultado heridos?

Respuesta: Sí. Paco Camino, por ejemplo, todos los años encargaba a mi padre trajes de luces siempre en los mismos colores, grana y azul, combinando la gama de granas y azules en cada caso. Si tenía un percance con un traje de un color determinado, esa temporada ya no se ponía más ese traje, pero sin embargo el año siguiente sí encargaba nuevamente ese color. Los toreros lo que buscan, sobre todo, es repetir parte de ese contexto habitual para ellos. Otra anécdota. Cuando mi padre le llevaba la ropa a Francisco Ruiz Miguel al hotel donde se alojaba en Madrid, siempre le tenía que probar la taleguilla y después se iba a la habitación del mozo de espadas a estrecharla, aunque no le hiciera falta. Por eso, que ellos siempre buscan repetir ese ritual punto por punto.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo tarda en confeccionar un traje de luces?

Respuesta: Aproximadamente unos dos meses y medio o tres meses, contando que hay partes del traje, como los alamares, los hombrillos o los machos que ya están hechos.

Pregunta: ¿Qué época es la de mayor número de encargos de trajes de luces?

Respuesta: En circunstancias normales, al terminar la Feria de San Lucas de Jaén, en octubre, comienzan los encargos. Si bien, siempre hay que estar preparados para cualquier circunstancia eventual que surja sobre la marcha, como por ejemplo un torero que haga pocos paseíllos y triunfe en un sitio importante y lo repitan varias veces o entre en alguna sustitución de un compañero. Entonces habría que hacer el traje en 10 días. También en el caso de las corridas goyescas, la picassiana, la pinzoniana…, que son corridas especiales, que pueden motivar encargos no previstos.

Pregunta: El traje de luces y el capote de paseo, fundamentalmente, ¿reflejan la personalidad del torero en cuestión?

Respuesta: Por supuesto que sí. El torero es el único artista que está contemplado en 360º, por lo que el color y el ajuste del traje a su cuerpo es importantísimo. Nosotros pusimos en marcha una práctica, que era grabar en vídeo a un torero en concreto con la música con la que él entrena normalmente, para que estuviera al máximo integrado en lo que es el acto de torear, con el traje de luces puesto. Al verse después el diestro toreando de salón, comprobaba cómo le quedaba el traje. De esta forma, se le quita al torero el estrés que le pueda suponer el traje de torear. El hecho de que un torero vaya bien vestido y con los trastos impolutos, ya predispone, de entrada, al espectador.

Pregunta: Como bien sabe, en el año 2019 se le concedió a la Maestra Nati la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, ¿Ve ese galardón como un reconocimiento público de la sociedad en su conjunto a su oficio?

Respuesta: Por supuesto. La Maestra Nati es uno de los buques insignia de la artesanía del arte del torear. Reconocer a uno es reconocernos a todos aunque haya una competencia sana entre los sastres. Mucho más en este caso en un mundo de hombres, que reconozcan a una sastra.

Para finalizar, Emilio ha querido expresar su gratitud hacia todos los profesionales taurinos y aficionados prácticos por el cariño y el apoyo mostrados en todo momento.

A %d blogueros les gusta esto: