Un soberbio Emilio de Justo abre la puerta grande de Vistalegre

El torero extremeño abre la Puerta Grande de la Feria de Invierno en Madrid tras cortar dos orejas a un toro de Parladé que cerraba la tarde en el Palacio de Visalegre de Madrid. Morisco, de Victorino,  lidiado por Manuel Jesús El Cid recibió el premio al mejor toro de la tarde. 

Mano a Mano en la plaza de toros de Vistalegre de Madrid entre Manuel Jesús El Cid de azul marino y oro (Silencio, ovación tras petición y ovación.)  y Emilio de Justo de blanco y oro (Ovación, palmas y Ovación)  para abrir la Feria de Invierno. Se lidiaban reses de El Puerto de San Lorenzo, Victorino Martín y  Parladé,  en lo que también era un desafío ganadero, con sobreros de El Puerto de San Lorenzo y Parladé. Media entrada.

Se encontró EL Cid en el el primero de la tarde a un ejemplar de  El Puerto de San Lorenzo, rajado y sin fijeza, que no le dejó desarrollar su toreo. Destacó la  despaciosidad con el capote, del torero de Salteras. Silencio.

Morisco, de Victorino Martín fue  lidiado en tercer lugar por Manuel Jesús El Cid, un toro de gran condición por el pitón derecho y muy exigente por el izquierdo, que recibió un solo pullazo le realizó el diestro una buena faena al de Victorino destacando  el toreo diestro en series de mucha emoción. Ovación tras petición.

Cerraba su participación el diestro sevillano sin escatimar  en esfuerzo ante el quinto, un toro de Parladé que no se entregó ni acabo de romper y al que pasaportó de gran estocada. Ovación

Ante el primero de su lote, de El Puerto de San Lorenzo, Emilio de Justo, se mostró con firmeza, consiguió imponerse el diestro alcanzando momento de gran dimensión. Tras  Media y descabello recibió una ovación.

Volvía a no estar acertado con los aceros Emilio de Justo esta vez ante el segundo de su lote un anima de Victorino, Toreó con gran  exposición,  Emilio de Justo, logrando àses y tandas  de gran emoción que calan en los tendidos. Sin acierto con el acero. Ovación.

Cerraba la tarde Emilio de Justo con la mejor actuación de la tarde. Ante un toro de Parladé que fue de menos a más, De Justo bordó el toreo y lo ratificó con un gran espadazo, se vivieron momentos, durante la lidia de este sexto de la tarde, de toreo caro de verdad, con momentos de gran emoción y de enorme elegancia. Dos orejas.

Foto: Tauroemoción.

A %d blogueros les gusta esto: