Tres orejas y puerta grande de Emilio de Justo en Las Ventas

Plaza de toros de Las Ventas de Madrid. Corrida extraordinaria de la Cultura. Lleno de “no hay billetes”. Cinco ejemplares de Victoriano del Río y uno (1º) de Toros de Cortés. Bravos, encastados y exigentes, en mayor o menor grado. El mejor el 4º, “Duende”, nº 101, negro listón de capa, nacido en septiembre de 2015 y con 551 kilos de peso, premiado con la vuelta al ruedo.

Antonio Ferrera (Verde esperanza y oro): Silencio tras aviso, Aplausos y Silencio.

Emilio de Justo (Azul pavo y oro): 1 oreja, 2 orejas y Saludos.

Se ha guardado un minuto de silencio al término del paseíllo. Los dos matadores han salido a saludar la ovación del público antes de que pisara la arena el primer toro de la corrida.

Corrida de las que crean afición la celebrada hoy en la Monumental de Las Ventas. En este caso, el mérito para que esto haya sido así ha de repartirse entre la ganadería de Victoriano del Río, que ha lidiado un encierro muy serio de presentación y de comportamiento, que ha mantenido la atención de los espectadores en todo momento, y los dos espadas actuantes, Antonio Ferrera y Emilio de Justo, que han brindado, sobre todo éste último, una tarde para el recuerdo, con el añadido además de que lo ha hecho con la Tauromaquia de siempre, llevando el clasicismo por bandera.

Al segundo de la suelta lo ha recibido Emilio de Justo con unos lances flexionando la pierna de salida, intercalados con unas chicuelinas y una gran media de remate. Después de cumplimentarse el tercio de varas, quite por verónicas de Antonio Ferrera, replicado por otro por chicuelinas de Emilio de Justo. La magnífica colocación delante del toro ha sido clave para que el animal de Victoriano del Río haya roto hacia delante en la faena de muleta. Dando el pecho, asentado en los riñones y con una enorme pureza ha embarcado las vibrantes embestidas de su oponente. Sobresalen las tandas ejecutadas sobre la mano izquierda, la postrera, citando de frente a pies juntos. Espadazo en lo alto. Una oreja.

El cuarto ha sido un toro que ha hecho muy bien las cosas desde que ha aparecido por chiqueros. Cornúpeta exigente, bravo, con clase y con un buen fondo, que ha sabido extraer Emilio de Justo. Brinda su faena el diestro extremeño al Maestro César Rincón, que se encontraba en un burladero del callejón. No lo ha dudado ni un instante Emilio de Justo en iniciar su trasteo por bajo, conduciendo al toro con poder y, a la vez, ayudándole a romper hacia delante. A partir de ese momento, la faena no ha parado de crecer, series por ambas manos ligadas, de muletazos largos, profundos y por abajo, buscando reunirse con la embestida de “Duende”. Encajado y con mucha verdad el matador cacereño, que instrumenta una última tanda al natural con la mano derecha. Estoconazo. Dos orejas para Emilio de Justo y vuelta al ruedo para el ejemplar de Victoriano del Río.

Hasta cuatro veces ha entrado al caballo el sexto de la función, tres en el que ha hecho la puerta y la cuarta en el titular. Nuevamente, la colocación, la paciencia y la buena técnica han resultado fundamentales para que el burel cogiera confianza y fuera hacia delante. Primero por naturales y después con la derecha cuaja varias series soberbias, que han puesto la plaza en pie. Posteriormente, el fallo con el descabello tras dejar una estocada delantera le ha quitado un más que posible premio a Emilio de Justo. Saludos.

Aunque Antonio Ferrera no ha cortado ninguna oreja hoy en Las Ventas, sin duda, que ha tenido también una actuación seria e importante. El primero ha sido un toro nada sencillo, que nunca ha terminado de entregarse y que ha exigido una barbaridad a su matador. Gran dimensión de Antonio Ferrera en este turno, imponiéndose a la res de Victoriano del Río a base de dominio y poder. Cita a recibir desde lejos, dejando una estocada que ha hecho guardia, seguida de una estocada corta caída. Silencio tras aviso.

El comportamiento en el último tercio del tercero se ha visto influenciado por los muchos capotazos y pasadas en el tercio de banderillas. Astado noble, si bien falto de transmisión y con un corto recorrido. Antonio Ferrera no se aburre con él, hilvanando un quehacer templado y con gusto, aprovechando las medias arrancadas de “Candidato”. La serie final del trasteo, con la derecha sin ayuda. Estocada caída ejecutada desde una larga distancia. Aplausos.

El quinto ha sido el toro que menos opciones de lucimiento ha ofrecido del sexteto jugado esta tarde en Madrid. Reservón, quedándose debajo y con cierta brusquedad en su embestida. Decidido Antonio Ferrera, que lo intenta por ambos pitones. No está acertado en la suerte suprema. Silencio.

Entre los picadores resaltar las actuaciones de Aitor Sánchez, frente al primero; José María González, en el tercero; y Juan Bernal, ante el cuarto. En labores lidiadoras, mencionar a Antonio Chacón, en el primero, que también ha sobresalido con las banderillas, saludando después de colocarlas al quinto de la tarde. En este aspecto, también nombrar a Fernando Sánchez, en el tercero, y a Abraham Neiro “El Algabeño”, en el sexto.

Emilio de Justo ha salido a hombros por al puerta grande de Las Ventas al finalizar la corrida.

Fotos: Prensa Plaza 1

A %d blogueros les gusta esto: