Sevilla alumbra una nueva figura del toreo, Tomás Rufo

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. 8ª Corrida de Abono de la Feria de Abril. Lleno de no hay billetes. Ejemplares de la ganadería de Victoriano del Río, serios y con cuajo. Los mejores 4º y 6º, éste con el punto de quererse ir de los engaños. Más complicados 2º y 5º.

Julián López “El Juli” (Verde agua y oro): Silencio y 1 oreja.

Andrés Roca Rey (Tabaco y oro): Saludos tras aviso y Palmas tras dos avisos.

Tomás Rufo (Sangre de toro y oro): 1 oreja y 2 orejas.

Incidencias: La lluvia se ha hecho presente en los cuatro primeros toros de la tarde, cayendo, por momentos, con bastante intensidad. Algo que ha dejado el piso de la Maestranza en muy malas condiciones. Por ello, es de subrayar el enorme mérito que han tenido los tres toreros y sus cuadrillas de continuar, de esta guisa, la corrida.

Tarde para el recuerdo la que se ha vivido hoy en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, propiciada por un serio y, en gran parte, buen encierro de Victoriano del Río, condicionado también por el agua caída y, sobre todo, por el mal estado del ruedo. La terna al completo ha rayado a gran altura, cuajando Tomás Rufo una actuación extraordinaria, por entrega, verdad, compromiso y un excelente concepto del toreo.

El tercero de la función ha tenido clase y profundidad en sus embestidas, permitiendo a Tomás Rufo ejecutar un templado recibo por verónicas, aperitivo de lo que vendría después con el percal en el sexto. En varas, el toro ha mostrado querencia hacia las tablas, no haciendo una buena pelea, ya que no ha echado la cara abajo. Sin embargo, la disposición, la claridad de mente y el sentido del temple de Tomás Rufo han obrado el milagro de hilvanar un trasteo de muletazos profundos, por abajo, presentando siempre la pañosa por delante y llevando hasta el final al de Victoriano del Río. Muy por encima de su antagonista el torero toledano, que ha culminado su actuación con una gran estocada.

Al sexto lo ha saludado Tomás Rufo de manera prodigiosa con el capote, ejecutando varias verónicas de gran lentitud, parando los relojes en la Maestranza. Cumbre con el capote de Tomás Rufo. Recital capotero que ha continuado después de pasar el animal por el caballo de picar, realizando, en este caso, un quite por chicuelinas, abrochadas con una buena media. El toro, con el único defecto de salir suelto del muletazo y quererse ir de la suerte, ha evidenciado el momento dulce por el que atraviesa Tomás Rufo, que, nuevamente, con una frescura de mente y serenidad impropias por su todavía corto bagaje, ha firmado una faena rotunda, intensa, llena de verdad, pureza y entrega, en la que ha vuelto a aparecer el don del temple, como una de las cualidades más a resaltar del diestro de Pepino. Mucha torería y gusto en los ayudados por bajo con los ha concluido el trasteo. Al entrar a matar se ha volcado sobre los pitones, saliendo prendido dramáticamente y siendo después arrastrado por el toro hasta las tablas. Por suerte, se ha librado, de milagro, de una seria cornada. Seguidamente, ha recetado una fenomenal estocada, siéndole concedidas las dos orejas.

El Juli tampoco se ha quedado atrás esta tarde en Sevilla, antes al contrario, demostrando que tiene raza de figurón del toreo. Su primero ha sido un astado falto de raza, reservón y que se ha quedado debajo, con un recorrido muy corto. Firme y muy poderoso El Juli, molestado por el viento en ese momento, logrando los mejores pasajes de su labor con la mano derecha. Falla con los aceros. Silencio.

La obra cumbre de El Juli la ha relizado ante el cuarto, el mejor del sexteto que ha pisado hoy el embarrado albero de la Maestranza. Con un ramillete de buenos lances ha saludado El Juli a su oponente, saliéndose con él hasta los medios, con el mérito que tenía hacerlo por el peligroso estado del ruedo. En el tercio de varas, se ha vivido un momento de mucho peligro al ser derribado Salvador Núñez. Uno de los monosabios, al intentar que el toro se marchara del lugar donde se encontraba el caballo de picar, ha resbalado, quedando a merced del cornúpeta. Quite providencial de José María Soler. Sensacional quite por chicuelinas de El Juli, rematado con un magnifíca media. El inicio de faena del torero madrileño, por bajo, empujando al toro hacia delante pero, a la vez, haciéndolo con temple, ha sido clave para el buen desarrollo posterior de la faena. Toro tremendamente noble, enclasado y con calidad, con el que El Juli se ha abandonado toreando, asentado, con mucho temple, con gusto y profundidad, sacando media muleta en ocasiones para torear. Muy despacio ha toreado a este ejemplar El Juli, con más naturalidad que otros días, muy para el propio torero. Media estocada algo trasera. Una oreja.

El lote con más dificultades lo ha sorteado Andrés Roca Rey, dos animales de similar condición, con los que el diestro peruano ha mostrado una imagen muy seria y de gran compromiso con la afición y con el lugar que ocupa en la Fiesta.

El segundo ha apretado una barbaridad hacia los adentros en banderillas, poniendo en aprietos a Antonio Chacón y a Paquito Algaba, también por la intensa lluvia que caída sobre Sevilla en ese instante. Importante Roca Rey con este toro, firme, con valor, con temple, imponiéndose al burel y demostrándole quién mandaba en la plaza. Termina la faena con bernadinas de gran ajuste. Pinchazo y estocada arriba. Saludos tras aviso.

Frente al quinto ha estado, nuevamente, a gran altura Roca Rey, entregado, llevando por abajo y con largura la embestida del astado de Victoriano del Río, muy cambiante a lo largo de la lidia. Muy importante el matador de Perú frente a este toro, sometiendo con poder a su antagonista y pasándose muy cerca sus pitones. El punto y final al trasteo lo han puesto unas luquesinas, momento en el que el público ha roto más con la faena. El desacierto con la espada ha dejado el balance de Roca Rey en este turno en palmas tras dos avisos.

En el apartado de las cuadrillas destacar a los piqueros Salvador Núñez en el cuarto y Sergio Molina en el quinto mientras que en cuanto a los hombres de plata resaltar a José María Soler en la lidia del cuarto y a Antonio Chacón en la del quinto.

Tomás Rufo ha salido por la Puerta del Príncipe a la finalización de la corrida.

Fotos: Arjona / Pagés

A %d blogueros les gusta esto: