Sergio Serrano: “Aunque 2020 ha sido un año duro, he pasado el examen con nota”

Sergio Serrano ha sido uno de los toreros que ha llamado la atención de los aficionados en la temporada 2020. Dejó gratas sensaciones a la conclusión de la campaña 2019, merced a sus actuaciones en Albacete y Madrid, cuajando en este 2020 dos tardes importantes en Añover de Tajo y Manzanares. Por todo ello, hemos charlado con el diestro albaceteño para analizar cómo ha sido para él esta temporada y con qué ánimo e ilusión afronta la de 2021.

Pregunta: La temporada 2020 se presentaba para ti con buenas perspectivas, gracias al magnífico ambiente que dejaste al término de 2019 tras los compromisos de Albacete y Madrid. Buena prueba de esto, es que Sergio Serrano estaba anunciado en la Feria de Pascua de Arles. Con el trabajo que cuesta verse acartelado en esos ciclos, comprobar cómo se tiene que suspender por una circunstancia completamente ajena a ti y que no puedes controlar, imagino que tuvo que ser muy duro.

Respuesta: Fue un momento duro para todos, por la incertidumbre que había, por todo lo que hemos pasado y seguimos pasando. Sentir que se esfuma una gran oportunidad, una de las primeras Ferias importantes del año, con una corrida de Miura y en un cartel muy bonito, fue muy duro. Te vienes abajo porque con el esfuerzo que requiere llegar ahí, se te pone otra vez lejos esa oportunidad que deseas. Pero hay que reinventarse y sobrevivir. Dentro de un año difícil, en el que tenía bastantes cosas para torear, al final he toreado como otras temporadas. Creo que he pasado el examen con nota y que sigo manteniendo el crédito.

Pregunta: Durante el confinamiento, a partir del momento en el que ya se permitió ir al campo, ¿Has hecho muchos tentaderos durante este año?.

Respuesta: Ha sido un año bueno de campo. Nunca había hecho tanto campo. Se dice que no hay mal que por bien no venga y por desgracia para los ganaderos y para oportunidad nuestra se han toreado muchos toros a puerta cerrada. Esto me ha cogido en un momento de madurez. En definitiva, ha sido un año en el que he seguido creciendo como torero.

Pregunta: Ya avanzada la temporada llegaron dos oportunidades clave para ti: Añover de Tajo y Manzanares. Centrándonos en la primera de esas tardes, la del 30 de agosto en Añover de Tajo, con una corrida muy seria tanto de presentación como de comportamiento de Murteira Grave, ¿Cómo enjuicias esa actuación?

Respuesta: Aunque tú te ves preparado, siempre estás con la incertidumbre lógica de abrir temporada y de volverte a enfundar el traje de luces. Fue una corrida muy seria, con mucha personalidad de Murteira Grave, muy en el aire de lo que es la plaza de Añover de Tajo. La verdad es que me encontré muy bien, con ganas de reivindicarme, en un cartel que me hacía mucha ilusión. El primero de mi lote fue un gran toro, que si hubiera salido en otro lugar, la faena se hubiera visto de otra manera. Puse otro granito de arena más.

Pregunta: Y llegó la tarde del 5 de septiembre en Manzanares. Torear con dos figuras del toreo, como Enrique Ponce y Curro Díaz, con dos cadenas de televisión presentes… A pesar de que lo que todos los toreros deseáis es estar anunciado con las figuras, ¿era esa corrida un arma de doble filo?, ¿te podía dar mucho pero también te podía quitar?

Respuesta: Quitarme me podía quitar poco. Tenía muchas más cosas que ganar que perder. Viví la tarde con los nervios normales por la expectación levantada y por compartir cartel con esos toreros, con ilusión por medirte con las figuras, donde también el aficionado puede ver la actitud y la capacidad de un torero. Fue otro toque de atención más, una de esas actuaciones que te cambia, que marca un antes y un después. Di una vuelta de tuerca más a mi toreo, a mi situación. Porque si todo lo que había hecho hasta ahora no era suficiente, necesitaba por tanto otro golpe más. La verdad es que ese día salí muy feliz de la plaza, sobre todo por la gente que siempre me ha acompañado y que sufre conmigo. Aún así, soy consciente de que puedo estar por encima del nivel de ese día en Manzanares.

Pregunta: Lo que quieren todos los toreros y para lo que se preparan es para torear, lógicamente, pero luego las circunstancias mandan y no se puede torear tanto. ¿El secreto para seguir vivo en la profesión es aprovechar ese tiempo sin torear, el banquillo, para avanzar, para mejorar, para darle otra vuelta de tuerca más a tu toreo, como decíamos antes?

Respuesta: El banquillo es muy duro y curte. Ves que los años pasan, que tus sueños y tus obligaciones personales cambian…, pero al final lo que prima es la pasión a la Tauromaquia y a tu profesión. Ésa es la única manera de no pudrirte, ver la Tauromaquia como una válvula de escape a tu día a día. La afición y la pasión es lo que hace mantenerse a un torero. Hacer el paseíllo de año en año en tu plaza, si te ponen en la Feria, y tener que salvar la papeleta para que te vuelvan a poner, es muy duro. Decir también que me siento querido y respetado en Albacete, pero es muy difícil aguantar con una o dos corridas al año.

Pregunta: Con las extraordinarias sensaciones que dejaste al acabar la temporada 2019 y con las de este año 2020 en las citas que ya hemos señalado, ¿Cómo encaras este invierno y la campaña 2021?

Respuesta: Tranquilo, ilusionado. Sabiendo que el panorama ha cambiado un poco, que todo va a depender mucho más de mí y con la madurez que da el tiempo.

Pregunta: Me imagino que también estarás con la mente puesta, en cuanto se pueda, en regresar a la plaza de Las Ventas, después de la sensacional imagen que ofreciste en 2019.

Respuesta: Sí, estoy deseando de volver a Madrid. Siendo consciente que Madrid está ahí, que llegará y poniendo todo de nuestra parte para cambiar la moneda.

Por último, Sergio Serrano ha querido desear un feliz año 2021 a los aficionados, deseando que pronto se revierta la situación actual y que puedan verse en las plazas.

Foto: Visuña d´Andrés

A %d blogueros les gusta esto: