Rotundo triunfo de Álvaro Lorenzo en Gijón

Plaza de toros de “El Bibio” de Gijón (Asturias). Segundo festejo de la Feria de Begoña. Primera corrida de toros. Media entrada. Astados con el hierro de La Quinta, en conjunto manejables. Buenos 1º, 2º y 6º y extraordinario el 3º, “Velero”, nº 80, nacido en octubre de 2014, cárdeno mulato de capa y con 498 kilos premiado con la vuelta al ruedo.

David Galván (Nazareno y oro): Saludos tras aviso y Saludos tras aviso.

Juan Ortega (Marfil y azabache): 1 oreja y Silencio.

Álvaro Lorenzo (Grana y oro): 2 orejas y 2 orejas.

Gran tarde de toros la que se ha podido disfrutar hoy en el coso de “El Bibio” de Gijón, propiciada por una buena corrida de La Quinta, con un toro (el lidiado en 3º lugar) magnífico, que ha sacado todas las virtudes que posee el encaste Santa Coloma.

Sin duda que el lote más apto para el triunfo se lo ha llevado Álvaro Lorenzo, que, por otra parte, ha sabido estar a la altura de sus antagonistas. Como queda señalado, el tercero ha sido el toro de la corrida, por clase, ritmo, fijeza, humillación y entrega en todo lo que ha hecho en el ruedo. Álvaro Lorenzo lo saluda con un buen ramillete de verónicas, meciendo el capote con su habitual facilidad. Después de pasar por el caballo, quita por verónicas Álvaro Lorenzo, moviendo, nuevamente, el percal con muy buen aire. La faena del diestro toledano ha tenido, sobre todo, dos ingredientes principales, el don del temple y la profundidad de los muletazos. Series soberbias por uno y otro pitón, dejándosela puesta adelante y conduciendo con ritmo hasta el final. Las ejecutadas con la mano zurda, sencillamente, cumbres, el toro con el hocico por la arena y la pañosa a dos centímetros de los pitones, manejada con temple y sacándola siempre por debajo de la pala. El toreo con mayúsculas. Concluye la faena con luquesinas. Estocada algo trasera. Dos orejas para Álvaro Lorenzo y vuelta al ruedo para el ejemplar de La Quinta.

El sexto también ha tenido buena condición aunque sin llegarle al anterior de su lote. Humilla, repite y se entrega el toro, sobre todo por el pitón derecho, si bien había que limarle algunos defectos, como el gazapeo, que es lo que ha hecho Álvaro Lorenzo, con buen técnica, en la primera parte del trasteo. Toro con transmisión y entrega, con el que el torero de Toledo ha vuelto a estar con la mente muy despejada y muy dispuesto. Fenomenal estocada. Dos orejas.

Faena llena de clasicismo y naturalidad la que ha firmado Juan Ortega frente al segundo de la suelta, un astado que ha tenido sus teclas, puesto que por el izquierdo ya de salida se ceñía al cuerpo del torero. Precisamente por ahí es por dónde el diestro sevillano cuaja los mejores muletazos de la faena, despacio, con pureza, dejando para el recuerdo el sabor de los naturales de frente a pies juntos como colofón de su obra. Buena estocada casi entera. Una oreja.

El quinto ha sido, con diferencia, el toro con más dificultades de la tarde. Frenándose en el saludo con el capote, sin emplearse y sin salirse nunca de los engaños. La faena de Juan Ortega ha resultado imposible, ya que el toro no pasaba y buscaba por abajo las zapatillas del torero. Complicado para entrar a matar, echando la cara arriba. Por ello, falla con el acero el diestro. Silencio.

El primero de la función también ha sido un animal con posibilidades de triunfo, humillando y con clase en su embestida. David Galván le hilvana una faena a media altura, sin terminar de romperse con su oponente hasta el tramo final de la misma. Entonces cuando le deja la pañosa puesta y fluye el toreo ligado, prende más en los tendidos. El desacierto con el estoque deja su balance en saludos tras aviso.

El cuarto ha sido un astado más exigente, que necesitaba que el torero lo trajera toreado desde delante y que estuviera más cruzado para evitar que se acostara y ganarle la acción. Firme y decidido David Galván, que acaba su labor muleteril con unas bernadinas. Pinchazo y estocada trasera. Saludos tras aviso.

En el cuadrillas han sobresalido Juan Pablo Molina (Juan Ortega) y Juan Carlos Sánchez (Álvaro Lorenzo) a caballo y Rafael González y Alberto Zayas (Álvaro Lorenzo) con los palos. José Ignacio Rodríguez “El Puchi” ha resultado lesionado en un tobillo al intentar saltar la barrera tras parear al sexto.

Al finalizar la corrida, Álvaro Lorenzo ha abandonado la plaza en volandas por la puerta grande.

Foto y Vídeo Prensa Circuitos Taurinos

A %d blogueros les gusta esto: