Puerta grande de López Simón y Román en Villarrobledo

Plaza de toros de Villarrobledo (Albacete). Corrida de toros mixta. Dos tercios de entrada. Reses de Castilblanco para rejones y de Salvador Domecq para la lidia a pie. El mejor el quinto.

El rejoneador Juan Manuel Munera: Ovación y 1 oreja.

Alberto López Simón (Caña y oro): 1 oreja tras aviso y 1 oreja con fuerte petición de la segunda y dos vueltas al ruedo.

Román (Gris plomo y oro): 2 orejas tras aviso y Silencio tras aviso.

En general el público que ha asistido esta tarde al coso albaceteño de Villarrobledo se ha divertido y ha disfrutado, por momentos, de buen toreo, tanto a caballo como a pie.

El segundo de la suelta ha sido un ejemplar al que le ha faltado raza y transmisión pero al que López Simón ha sabido buscarle las vueltas con una gran técnica para dejarle la muleta en la cara y, de esta forma, la faena pudiera tener continuidad. Estocada perpendicular y atravesada. Una oreja tras aviso.

El quinto de la tarde ha sido el mejor del encierro. Un astado con fijeza, obediencia y gran clase y ritmo en sus embestidas. Muy despacio ha toreado con el capote López Simón, tanto de salida como en un quite por verónicas tras el paso por el peto. Muy a gusto el torero madrileño, interpretando los lances muy despacio. La faena ha tenido temple, largura en los muletazos, profundidad y reunión en los embroques. Ha disfrutado López Simón con el de Salvador Domecq, relajado y abandonado por momentos. Remata su labor con naturales a pies juntos. Estocada levemente tendida. Una oreja con fuerte petición de la segunda, dos vueltas al ruedo y bronca al palco.

El tercero de la corrida también ha tenido buena condición, con el defecto, eso sí, evidente de la falta de humillación. Sin obligarlo mucho, dejándolo a su altura, cuaja Román un trasteo en el que los mejores momentos han llegado con la mano derecha, tratando de prolongar el viaje de su antagonista, empapándolo mucho de tela. Estocada contraria y descabello. Dos orejas tras aviso.

El ejemplar que ha cerrado función ha desarrollado sentido en la faena de muleta, no dejando a Román prácticamente ni ponerse, venciéndose por ambos pitones. Lo intenta el diestro valenciano pero no cabía mayor lucimiento. Se atasca con la espada. Silencio tras aviso.

La tarde ha arrancado con la actuación del rejoneador de Villarrobledo Juan Manuel Munera que ha logrado una buena faena ante el ejemplar de Castilblanco. Ritmo y temple han sido las virtudes fundamentales de su labor, sobresaliendo a lomos de “Dámaso” y de “Arrebato”, tratando de hacer las cosas con pureza. Coloca dos banderillas cortas sobre “Supremo” antes de fallar con el rejón de muerte. Ovación.

También ha alcanzado altas cotas en la faena al cuarto de la corrida, sobre todo con “Quitasueños” y “Escándalo”, clavando al estribo, citando en corto y toreando con y sin toro. Nuevamente, concluye su labor con “Supremo” prendiendo sobre el morrillo hasta tres banderillas cortas. El desacierto con el rejón de muerte, deja su premio en una única oreja.

En las filas de plata destacar a Raúl Martí (Román), tanto con los palos como con el percal, y Vicente Osuna y Jesús Arruga (López Simón) al parear al quinto.

López Simón y Román han abierto la puerta grande al final del festejo.

Foto: Prensa Román Collado

A %d blogueros les gusta esto: