Novillada bajo la lluvia en Cadalso de los Vidrios

Plaza de Toros Monumental Metálica de Cadalso de los Vidrios (Madrid).

1ª  Novillada de la Feria de Cadalso de los Vidrios, en Honor al Cristo del Humilladero.

Público: algo más de media entrada.

Ganadería: Fernando Peña, bien presentados, se movieron, pero no dieron el juego esperado, ya que huían de los caballos, salían con derrotes de los muletazos y no se emplearon a fondo.

Tarde para olvidar, antes del festejo se puso a llover bastante en la localidad madrileña de Cadalso,donde paraba antes del festejo y los tres toreros tiraban como valientes hacia adelante, pero en el segundo novillo volvió la lluvia, donde ya no paró de jarrear agua, los toreros bajo el aguacero lo intentaban, pero poco se podía hacer, el público calado, los fotógrafos, los toreros, los novillos que no ayudaban, en general una tarde para olvidar.

Carlos Aranda: Ovación tras aviso y Silencio.

Francisco de Manuel: Oreja y Silencio tras aviso.

Daniel Barbero: Silencio tras aviso y Silencio.

Carlos Aranda: recibía bien de capote al primero de su lote, un novillo noble, que no ayudaba al de Daimiel, le iba cuajando tandas poco a poco por ambos pitones, pero el novillo bronco, enganchaba el trapo una y otra vez, dejó una estocada entera y recibía la primera ovación de la tarde. Ya con el cuarto, otro novillo que no colaboraba, tan solo pudo dar un par de tandas de derechazos buenos y dejaba una estocada caída.

Francisco de Manuel: Recibía bien de capote al segundo de Fernando Peña, un novillo manso que huía de la lucha del caballo, le cuajó dos tandas de naturales, de gran belleza, hasta que le volteaba por los aires, se levanto y continuó con la lidia, dejando una estocada hasta los gavilanes en lo más alto del morillo. En el quinto recibía bien de capote y poco más pudo hacer, con el peligro que llevaba torear bajo la lluvía, dejando una estocada entera.

Daniel Barbero: Realizó una lidia fría al tercero de la tarde, donde no transmitía, no terminaba las tandas, el novillo de Peña no colaboraba y dejó una estocada entera. Ya con el sexto, era cuando más llovía, poco pudo hacer, solo tener el valor para aguantar al novillo de Fernando Peña, bajo un aguacero.

La novillada de Fernando Peña no me gustó hoy, nada que ver con la que se lidió el pasado día 12 en Villa del Prado, donde se indultaba a Alcaparra con el número 60, los toreros lo intentaron, pero no pudieron, aguantando el aguacero de una tarde para olvidar.

A %d blogueros les gusta esto: