Morante cuaja una gran faena y triunfa junto a Daniel Luque en una tarde para el recuerdo en Almodóvar del Campo

Morante cortó dos orejas y Daniel Luque, dos, mientras que Perera se quedó sin premios por culpa del acero

Ficha del Festejo:

Plaza de toros de Almodóvar del Campo (Ciudad Real). Lleno de ‘No Hay Billetes’ en el aforo permitido del 75%.

Toros de Albarreal, bien presentados y de variado juego.

Morante de la Puebla, división y dos orejas.
Miguel Ángel Perera, palmas y ovación.
Daniel Luque, oreja y dos orejas.

Comentario:

Hubo división de opiniones para Morante en el primero, un toro flojo y descastado de Albarreal que pasaportó con brevedad, con el que solo dejó alguna verónica de buen trazo.

El del cuarto fue el gran Morante que se está viendo esta temporada: tras un inspirado farol de salida, sus verónicas y chicuelinas enloquecieron al coso de Las Eras de Marta, un chispazo de luz de arte en el corazón de La Mancha. Fue exprimiendo al de Albarreal con ambas manos en series limpias, con gran nivel artístico, con torería… Tan a gusto estuvo que incluso se echó de rodillas para epilogar una obra de enjundia. Mató de una estocada en la yema y paseó las dos orejas.

Palmas para Miguel Ángel Perera en el segundo, al que toreó con gusto a la verónica, pero que fue un animal desrazado al que tuvo que hacer faena pegado a tablas. Lo pasó por ambos pitones con dominio, en cuatro tandas. Mató de media y dos descabellos. Fue aplaudido.

Perera se gustó en el quinto: el extremeño lo toreó con suma lentitud y templanza al natural, el mejor pitón del animal. Los finales por trincheras, de cartel… Pero no entró la espada y se esfumó el triunfo. Ovación.

Oreja para Daniel Luque, que se inventó una faena ante el tercero, un toro de Albarreal al que toreó con gusto a la verónica. Con la muleta se dio un auténtico arrimón para cortar una oreja a base de tragar de lo lindo.

Daniel Luque brindó la muerte del sexto a Carmelo García, presidente del Club Taurino de Almodóvar y se inventó una faena ante otro desrazado de Albarreal, que embistió siempre con la cara alta. Tragó mucho Luque y ligó, jugándosela literalmente. Armó una faena de mérito que fue premiada con las dos orejas.

Fotos: JCS / Toromedia

Toromedia Comunicación – Plaza de Toros de Almodóvar del Campo

A %d blogueros les gusta esto: