Manzanares vuelve a cortar una oreja en su última tarde en Sevilla

Manzanares saludó con unas templadísimas verónicas al segundo de la tarde. Tras un gran tercio de varas y banderillas, el torero de Alicante caminó hacia los medios para brindar la faena al respetable. Pronto llegaría un poderosísimo cambio de mano que hizo estallar a la afición. Manzanares fue cuajando tandas de naturales al mismo tiempo que dejaba respirar al animal. Sobre la derecha, trazó muletazos con gran hondura y profundidad. Los tiempos y distancias fueron clave en una faena de mucho poder en la que el alicantino sacó a relucir todas las virtudes del toro de Garcigrande. Estoqueó perfecto recibiendo y paseó la primera oreja de la tarde.

El quinto malo desobedeció al refrán. Parado y sin fijeza, el de Domingo Hernández se emplazó de salida y José María Manzanares lo lidió con temple hasta meterlo en los vuelos de su capote de manera magistral. Se fue poniendo más complicado en los tercios de varas y banderillas donde Daniel Duarte se impuso y saludó una gran ovación. Solo en el albero, Manzanares se enfrentó tanto al toro como a las fuertes rachas de viento. Puso absolutamente todo de su parte para conseguir sacar las pocas virtudes del animal que cada vez acusó más su condición hasta arrinconarse en tablas.

Prensa José María Manzanares

A %d blogueros les gusta esto: