Manzanares corta una oreja en Baza en una tarde en la que el protagonista fue el viento

José María Manzanares recibió a la verónica al segundo de la tarde con un temple sin igual. Tras el tercio de varas, el toro acusó falta de fuerza y con la muleta, Manzanares comenzó a torearlo a su altura hasta que el animal recuperó. No fue fácil el de Parladé, pero Manzanares lo toreó de manera excepcional por ambos pitones. Molestaba el viento, pero logró templar las embestidas y dibujar preciosos naturales. La faena fue premiada con una oreja.

Manzanares saludó al quinto con mucho gusto y lo remató con una preciosa media.  Las rachas de viento movían con violencia la muleta del alicantino, mientras el de Juan Pedro aprovechaba cada ocasión para intentar cogerlo. A pesar de las dificultades, José María Manzanares pudo trazar buenos muletazos y mató de una buena estocada. El público respondió al esfuerzo pidiendo con muchísima fuerza la oreja que no fue atendida por el palco, que fue abroncado de manera atronadora.

Prensa José María Manzanares

A %d blogueros les gusta esto: