Los toreros por encima de los toros en Cinco Casas

Plaza de toros de Cinco Casas (Ciudad Real). Un tercio de entrada. Ejemplares con el hierro de Guadajira. Los mejores 4º y 5º, éste de nombre “Locuno”, marcado con el nº 32 y de pelo negro mulato, ha sido premiado con la vuelta al ruedo.

Miguel Tendero (Azul marino y oro): Palmas y 2 orejas.

Ernesto Javier “Calita” (Verde agua y oro): 1 oreja y 2 orejas y rabo.

Mario Sotos (Sangre de toro y oro): 2 orejas y 2 orejas.

Ha sido interpretado el Himno de España al finalizar el paseíllo.

Tarde desapacible la de hoy en la plaza manchega de Cinco Casas, con viento y lluvia durante todo el festejo. El encierro de la divisa de Guadajira ha sido noble, en líneas generales, pero falto de raza, clase y entrega en las telas.

El mejor cornúpeta de la corrida ha sido el quinto, que ha tenido más movilidad y transmisión que los restantes jugados hoy en Cinco Casas. Seria actuación frente a él de Calita, toreando con mucho mando, profundidad y muy asentado en los riñones. Se queda en el sitio el diestro mexicano para ligarle los muletazos, aguantando las tarascadas que tiraba el burel al trapo rojo. Roto por momentos el torero, buscando siempre el ceñimiento con su enemigo. El tramo postrero del trasteo, metido entre los pitones de “Locuno”, llega bastante a los tendidos. Estocada caída. Dos orejas y rabo para Calita y vuelta al ruedo para la res de Guadajira.

A pesar de las escasas opciones de lucimiento que le ha brindado el segundo de la suelta, Calita ha dejado entrever su magnífico concepto del toreo. Firme y entregado Ernesto Javier, presentando los trastos a la perfección. Pinchazo y estocada baja. Una oreja.

El tercero no ha tenido nada de clase, mirón, reservón y reponiendo en sus embestidas. Muy voluntarioso Mario Sotos, que a base de valor, ganas y decisión ha conseguido una labor de mérito. Estocada levemente desprendida. Dos orejas.

Al sexto lo ha recibido Mario Sotos con un farol de rodillas. El torero conquense ha tenido que emplearse a fondo en el trasteo muleteril, ya que el animal salía desentendiéndose de la franela a la salida de cada viaje. Termina rajado. No se aburre Mario Sotos, que le busca las vueltas. Estocada trasera. Dos orejas.

El primero de la función no le ha permitido a Miguel Tendero nada más que pegar algún muletazo suelto templado. El toro de Guadajira se ha apagado muy pronto, signo evidente de su falta de raza, con el añadido además de meterse por dentro en ciertas ocasiones. Pinchazo, estocada atravesada y descabello. Palmas.

Con el cuarto sí que ha podido quitarse ese mal sabor de boca, Miguel Tendero, que de salida ha lanceado animosamente a su antagonista. Hasta que el toro se ha acabado, le ha dejado al matador albaceteño instrumentarle algunas series, sobre todo con la mano izquierda, con gusto y buen aire. Aunque necesitó de tres intentos con el estoque, le fueron otorgadas las dos orejas.

Domingo Siro y Víctor Manuel Martínez destacaron con las banderillas frente al sexto.

Foto: Julio César Sánchez

A %d blogueros les gusta esto: