Los toreros le ganan la partida a los toros en Los Navalmorales

Plaza de toros de Los Navalmorales (Toledo). Corrida mixta. Dos tercios de entrada dentro del aforo permitido. Ejemplares de Prieto de la Cal, para rejones, el cuarto lidiado como sobrero, y de Martín Lorca, para la lidia a pie. En general, con nobleza pero con poca raza.

El rejoneador José María Martín: 2 orejas y 1 oreja.

Eugenio de Mora (Coral y oro): 2 orejas y Ovación tras aviso.

Gómez del Pilar (Blanco y plata): 2 orejas y 2 orejas.

La terna de actuantes anunciada hoy en la localidad toledana de Los Navalmorales se ha visto obligada a poner todo y más de su parte para sacar partido a los toros que han saltado al ruedo, ya que han dejado estar, en mayor o menor medida a los toreros, pero han tenido poco fondo de raza.

Gómez del Pilar ha iniciado hoy su temporada 2021 en el mismo son que terminó la anterior, es decir, triunfando a golpe cantado y además demostrando que se encuentra en el momento más dulce de su carrera. Al tercero lo ha saludado con una larga cambiada de rodillas, idéntica forma con la que recibió al sexto. Muy templado, despierto de mente y con un oficio más que aprendido ha estado Gómez del Pilar, que ha terminado imponiéndose a su antagonista, el cual ha llegado al último tercio apagado. Pinchazo y soberbio espadazo. Dos orejas.

La faena al sexto de la tarde también la ha iniciado Gómez del Pilar de hinojos, toreando en redondo, muy templado, incluso metiendo los riñones. Muy tranquilo y haciéndolo todo con gran suavidad el diestro de Cedillo del Condado, poniendo mucha fibra. Pinchazo y estocada algo desprendida. Dos orejas.

El segundo de la corrida ha sido noble pero algo cambiante en su embestida, con más teclas que, quizá, haya podido apreciarse desde el tendido. Muy firme Eugenio de Mora, que ha tratado siempre de dejarle la muleta puesta en la cara y tirar de él hasta el final, para así hacer que el burel pensara lo menos posible. Seguro y muy poderoso el diestro toledano. Estocada arriba. Dos orejas.

El quinto se ha partido la punta del pitón derecho al derrotar de salida contra un burladero. Esta cuestión ha podido tener influencia en el devenir posterior de la lidia, ya que el ejemplar de Martín Lorca se ha venido muy a menos en el tercio final. Eugenio de Mora porfía con voluntad frente a él, sin aburrirse y poniendo todo lo que no tenía el animal. Pinchazo, estocada atravesada y descabello. Ovación tras aviso.

El rejoneador toledano José María Martín ha abierto la corrida. El primero de Prieto de la Cal se ha movido con clase y buen son tras las cabalgaduras. Buena actuación, en conjunto, de José María Martín firmando los pasajes más destacados de su labor montando a “Olé”. Rejonazo arriba. Dos orejas.

Un trofeo más ha sumado José María Martín tras pasaportar al cuarto, sobrero de Prieto de la Cal, al ser devuelto el toro titular por una evidente flojera de remos. Éste toro, titular, tardó un cuarto de hora en pisar la plaza, influyendo, posiblemente, de manera negativa el trasiego de corrales llevado a cabo hasta su aparición en el redondel. El sobrero, serio y con más cuajo que el devuelto, ha tenido buena condición pero con poco fuelle en el tramo final de la lidia. José María Martín ha mostrado, nuevamente, su buen concepto del toreo, queriendo hacer las cosas con pureza y según marcan los cánones, pese a fallar a la hora de clavar en alguna de las banderillas. Rejonazo contrario. Una oreja.

En el apartado de las cuadrillas, resaltar la labor lidiadora de José Luis Triviño en el segundo y de Rafael González, en el tercero.

Imagen: CMMedia

A %d blogueros les gusta esto: