López Simón, David de Miranda y Antonio Linares triunfan en Tomelloso

Plaza de toros de Tomelloso (Ciudad Real). VIII Corrida Benéfica. Tres cuartos de entrada dentro del aforo permitido. Cuatro toros de Virgen María y dos (2º y 3º) de Santa Ana, nobles pero escasos de raza, viniéndose a menos en el último tercio. El mejor el 6º.

Alberto López Simón (Caña y oro): Silencio y 2 orejas.

David de Miranda (Corinto y oro): 1 oreja tras aviso y 1 oreja.

Antonio Linares (Blanco y oro): 1 oreja y 2 orejas tras aviso.

Se ha guardado un minuto de silencio al terminar el paseíllo en recuerdo de las víctimas de la pandemia, interpretándose seguidamente el Himno de España. A continuación, se le entregaron a los toreros algunos detalles conmemorativos.

La voluntad y la decisión de la terna de matadores ha estado muy por encima del encierro de Virgen María y Santa Ana lidiado hoy en la plaza manchega de Tomelloso. Animales nobles pero a menos y algunos de ellos reservones en el tercio final.

En conjunto, López Simón ha tenido una seria actuación esta tarde en Tomelloso. El primero no ha sido nada sencillo, reponiendo y quedándose muy corto sobre todo por el pitón derecho. Muy templado ha estado tanto con el capote, fundamentalmente en un quite por verónicas, como con la muleta el diestro madrileño. Firme y muy tranquilo, solventado con oficio una papeleta difícil. El fallo con los aceros ha dejado su balance en silencio.

El cuarto tampoco ha sido fácil en los primeros tercios, antes al contrario, poniendo en bastantes aprietos a los banderilleros a la hora de clavar, apretando hacia los adentros. Al quedarse sólo López Simón con el toro de Virgen María éste ha ganado en fijeza, imprimiendo mando y poder a su muleta el de Barajas para terminar imponiéndose a su antagonista. Gran dimensión de López Simón. Buena estocada. Dos orejas.

El segundo ha tenido la virtud de ir a mejor durante la lidia. Se ha lucido David de Miranda en un quite por tafalleras, en el que se ha pasado muy cerca los pitones tras el paso del animal de Santa Ana por el peto. Faena de calado y de mucha miga del torero onubense, que con valor y pulso firme ha cuajado series por ambas manos muy meritorias, en las que ha sabido esperar a la perfección a que el burel metiera la cara en el engaño para tirar de él. En el tramo final de su labor, se monta encima del toro, con el cornúpeta a milímetros de la taleguilla. Torería en la postrera serie de naturales, citando de frente a pies juntos. Estocada arriba y tres descabellos. Una oreja tras aviso.

En el quinto se han vivido varias situaciones negativas que han influido en el comportamiento del toro en el último tercio. En primer lugar, el derribo, por fortuna sin consecuencias, del picador José Cartes y después la cornada inferida al tercero de la cuadrilla de Antonio Linares, Francisco Tornay. Pese a todo, David de Miranda ha estado sereno y tranquilo, voluntarioso y entregado ante un astado que ha durado muy poco. Se raja enseguida. Contundente espadazo. Una oreja.

El tercero se ha frenado ya de salida en el capote de Antonio Linares. Gran dimensión la ofrecida en este toro por el matador de Tomelloso, que le ha tragado a su enemigo miradas y parones a la hora de embestir. Estocada atravesada y descabello. Una oreja.

El sexto ha sido el mejor toro de la corrida, noble y colocando la cara muy bien en la muleta de Antonio Linares, si bien había que llegarle a la misma cara ya que la arrancada inicial le costaba. Templado y entregado el torero manchego, que ha conectado de forma inmediata con los tendidos. Concluye la faena con manoletinas. Estocada corta delantera y descabello. Dos orejas tras aviso.

El subalterno Francisco Tornay ha sido intervenido en el quirófano móvil de la plaza de Tomelloso de una cornada en el muslo izquierdo, sangrando de forma profusa al ser conducido a la enfermería.

En banderillas, ha saludado Joao Pedro Pacheco tras colocarle los rehiletes al tercero.

Foto: Julio César Sánchez

A %d blogueros les gusta esto: