Lama de Góngora: “Para mí la Copa Chenel ha sido una inyección de moral tremenda”

Cuando la temporada taurina 2021 está dando sus últimos coletazos, el nombre de Lama de Góngora está nuevamente en boca de los aficionados, gracias a sus buenas actuaciones en Navas del Rey, dentro de la Copa Chenel, y en El Castillo de las Guardas. Terminada para Lama de Góngora la presente campaña, y antes de que marche hacia tierras mexicanas, hemos querido charlar ampliamente con el torero sevillano, analizando con detalle las tardes que ha protagonizado en 2021 y cuáles son sus objetivos e ilusiones de cara al futuro más inmediato.

Pregunta: Aunque solamente ha podido torear dos corridas en la temporada 2021, creo que han sido dos citas muy importantes y en las que ha logrado que el nombre de Lama de Góngora esté, nuevamente, en boca de los aficionados.

Respuesta: Sí, así lo pienso y así lo creo. A veces no es tanto la cantidad como la calidad, aunque como es natural me hubiera encantado estar en un montón de plazas más. Me hubiera gustado pisar Sevilla o confirmar alternativa en Madrid pero es cierto que en mis objetivos y en mi mente lo tengo muy presente. Ha sido un año de muchos tentaderos y de toros a puerta cerrada, y yo me he tomado esas dos tardes como si fueran las últimas en las que me iba a vestir de luces. Estas dos corridas me han servido mucho, en lo personal y en lo profesional, para nuevos contratos tanto en México como para el inicio de la próxima campaña en España, y, sobre todo, porque después de dos años sin vestirme de luces debido a la pandemia, han significado un autoconvencimiento de que soy torero.

Pregunta: Estar anunciado en los carteles de la Copa Chenel, formar parte de ese elenco de matadores, ¿Supuso para usted un golpe de moral para seguir creyendo en uno mismo?

Respuesta: La Copa Chenel fue esa gota de esperanza que colmó el vaso y que acabó derramándose, para volver a vestirme de luces y empezar a torear. Aunque se practique el toreo de salón y se vaya al campo a torear vacas y toros, que, sin duda, te sirve para alimentarte el alma, para lo que realmente vivimos es para vestirnos de luces, hacer el paseíllo en una plaza, sentir el calor del público, competir con los compañeros…. Por eso, la Copa Chenel ha sido una inyección de moral tremenda, un objetivo conseguido.

Pregunta: El toro “Provechoso”, de la ganadería de Baltasar Ibán, que lidió el 4 de septiembre en la plaza madrileña de Navas del Rey, en un festejo que formaba parte de la ya citada Copa Chenel, ¿Ha significado para usted un punto de inflexión en su carrera?

Respuesta: Más que un punto de inflexión, para mí ha supuesto que la gente haya podido ver el momento en el que me encuentro. Fue un toro muy bravo y encastado y, que como cualquier animal con esas condiciones, tuvo sus complicaciones, porque tenía mucha fuerza en su arrancada. Poder torearlo de esa forma, sobre todo por el lado derecho, y poder cuajar una faena así, ha sido algo importante para mí. También es cierto que no se concedieron las dos orejas pese a la fuerte petición del público, si bien que eso para mí queda en un segundo plano. La verdad que me ha servido mucho, para nuevos contratos que después se torearon. “Provechoso” es el segundo toro de Baltasar Ibán al que le corto alguna oreja. Dentro de las dificultades que presentan los animales, en esta ganadería saltan toros que son muy importantes, como fue éste. Si hubiera llegado a la cita con un número mayor de corridas, hubiera podido tener un diálogo más fluido con él. Con todo, estoy contento con esa faena, ya que me ha dado mucho en lo personal y en lo profesional, y me ha puesto en boca de los aficionados.

Pregunta: Como usted acaba de decir, ese animal de Baltasar Ibán fue bravo, encastado, repetidor, tenía mucha fijeza y entrega en sus embestidas, por lo que estar a su altura no era fácil, había que estar muy preparado. Por esa razón, es muy importante continuar entrenando con la misma intensidad que si se tuvieran contratos a la vista, aunque no los haya, para cuando llegue una oportunidad, como ésta de Navas del Rey, que no se escape.

Respuesta: Sí, sobre todo porque el toreo para mí es cuestión de fe. Actualmente, hay montones de ejemplos de compañeros a los que admiro que han tenido fe y confianza en sí mismos y que con el paso del tiempo se han colocado en una situación privilegiada. Para mí el toreo es un ejercicio espiritual y una cuestión de fe. Si ese toro de Baltasar Ibán no me coge preparado, habiendo creído en mí todos los días de mi vida, seguramente se me hubiera ido. También hay que decir que estoy muy contento pero que soy consciente que después de dos años sin vestirme de luces, si hubiera podido torear alguna corrida más antes de ese día habría redondeado más la tarde.

Yo fui muy generoso con el toro, lo dejé ver mucho. Después vimos que era un toro que embestía en la larga distancia, y que con la inercia llegaba a colocar la cara en el tercer muletazo pero cuando en el cuarto y en el quinto lo obligabas, le costaba un poco más, porque era un toro encastado. Yo he visto miles de vídeos de César Rincón con los toros de Baltasar Ibán, y lo que necesitan esos toros es precisamente eso, distancia. Me gusta recordar los detalles de esa faena porque “Provechoso” me ha dado mucho.

Pregunta: Interiormente como torero imagino que también le habrá aportado mucho el toro “Provechoso”, para buscarse por dentro, para ahondar en su concepto, descubriendo posiblemente rincones o matices de su tauromaquia que anteriormente estaban ocultos o el público no conocía tanto.

Respuesta: Sí, eso es lo que cantaron los profesionales, que no esperaban que Lama de Góngora sacara esa parte de su toreo. Es lo que llevo queriendo pulir desde hace mucho tiempo, porque se que lo llevo dentro. De esta forma, te coge más toreo en la cabeza y en el alma. Además el toro fue muy serio para una plaza de tercera categoría, y verdaderamente ha sido un animal que me ha dado mucho.

Pregunta: Pienso que ese toro era de los que al torero le dan mucho sitio y mucha confianza en uno mismo.

Respuesta: Así es. Unos días después tuve la suerte de ir al campo, de lidiar toros a puerta cerrada, que eran bastante fuertes, cinqueños, y sí que pude notar esa mayor seguridad.

Pregunta: Después de esta cita de Navas del Rey, llegó el pasado día 16 de octubre la segunda corrida de la temporada, en el municipio sevillano de El Castillo de Las Guardas. Ahí usted obtuvo un nuevo triunfo, cortando cuatro orejas a los toros de Buenavista a los que se enfrentó, logrando dar otro toque de atención. ¿Cómo fue más detalladamente la actuación suya en El Castillo de las Guardas?

Respuesta: Fue una corrida que se dejó bastante para hacer ese toreo que yo llevaba en la cabeza, además estaba muy bien presentada. Para mí fue una tarde muy importante porque sabía que irían muchos aficionados de Sevilla a verme, como así fue. Al igual que cada una de las tardes en las que hago el paseíllo, la viví con mucha responsabilidad y con mucha pasión, en el sentido de querer sacar lo que uno lleva dentro, lo que uno va puliendo y, sobre todo, lo que uno va aprendiendo. Yo no dejo de aprender al lado de mi apoderado, José Chacón, y de todos los Maestros antiguos que él me presenta. Afortunadamente, pude redondear una actuación importante con los dos toros, y rubricarlo con la espada.

Pregunta: Como decíamos antes, a pesar de que tan sólo han sido dos corridas en esta temporada 2021, considero que a usted le han servido mucho, tanto a nivel de autoafirmación y para seguir creyendo en uno y en sus cualidades como torero, como para que el público y los aficionados hayan visto otra vez a Lama de Góngora en los ruedos.

Respuesta: Sí. Yo siempre he dicho que hay momentos para estar en la luz y momentos para estar en la sombra, y cuando uno no está anunciado en los carteles quizá sea el momento de analizar, de exigirse a uno mismo y de pulir cosas para sacar lo mejor y para crecer. También es el momento de guardarte dentro ese sufrimiento que sientes por no estar anunciado y después saber contarlo en la plaza. A mí estas dos corridas me han servido para salir un poco a la luz y para que vean que hay Lama de Góngora para rato, que pese a la cura de humildad que la vida y esta profesión te da realmente quiero llegar arriba. Gracias a estos dos compromisos me han contratado tres tardes para México y en enero comenzamos temporada en España. Ahora estoy más ilusionado que nunca.

Pregunta: Cuando un éxito tan importante como es abrir la Puerta del Príncipe de Sevilla, algo que usted logró siendo aún novillero sin picadores, llega demasiado pronto ¿Puede perjudicar más que beneficiar para la carrera posterior?. Me explico, a esa edad normalmente no se tiene la suficiente madurez ni como persona ni como torero para saber gestionar adecuadamente una cosa así, tan fuerte, que te llega de sopetón.

Respuesta: Sí, es cierto que a veces el torero va por encima de la persona, y que la persona necesita madurar para saber gestionar todos esos sentimientos y emociones y poder tener un equilibrio. Pero eso es lo que uno sueña todos los días y para lo que entrega su vida totalmente, para que esos momentos sucedan alguna vez y estoy seguro que volverán a ocurrir. Cuando se consigue, no piensas que no era el momento, porque nunca es el momento para algo tan grandioso. Yo no lo analizo como algo positivo o perjudicial, sino como algo que pasó, que le pasa a los toreros que entregan su vida al toro. Ante todo, yo soy aficionado y un enamorado del toro bravo y del toreo.

Pregunta: Me imagino que México también ocupará un lugar importante en su vida, ya que allí, en tierras aztecas, le dieron la oportunidad de torear, le abrieron las puertas de las plazas y pudo volver a sentirse torero otra vez antes que volver a hacerlo en España.

Respuesta: Realmente yo fui allí a buscarme una oportunidad porque veía que aquí me quedaba parado después de tener una alternativa tan sonada. Yo necesitaba torear para seguir viviendo, no en el aspecto económico sino en el espiritual, y por eso me fui para allá, buscando una oportunidad. No me regalaron nada, empecé desde abajo, de tapia en los tentaderos siendo ya matador de toros pero al final me gané un puesto, llegando a torear casi sesenta corridas.

Pregunta: Para concluir, ¿Espera que el año 2022 sea el de su regreso a la Maestranza de Sevilla y el de su confirmación de alternativa en Las Ventas de Madrid?

Respuesta: Estamos trabajando para ello y es el objetivo que tenemos. Creo que es hora que Lama de Góngora y Sevilla se vuelvan a encontrar y además estoy muy ilusionado y responsabilizado de confirmar alternativa en Las Ventas. Es el momento, estoy preparado y ojalá pueda ser en 2022.

Foto: Mika Zarcas

A %d blogueros les gusta esto: