La rejoneadora Ana Rita y el novillero Víctor Hernández triunfan en Sacedón

Plaza de toros de Sacedón (Guadalajara). Corrida mixta. Casi lleno. Astados para rejones de Amparo Valdemoro y de Miranda y Moreno para la lidia a pie. Mansos y descastados.

La rejoneadora Ana Rita: 2 orejas y 1 oreja.

Jesús Enrique Colombo (Azul pavo y oro): Ovación y 1 oreja.

El novillero Víctor Hernández (Rosa palo y oro): Ovación tras aviso y 2 orejas.

Aunque en líneas generales han tenido nobleza, los ejemplares tanto de rejones como de la lidia a pie jugados esta tarde en la plaza alcarreña de Sacedón, han estado faltos de casta y de clase, rajándose en el tercio final.

Abrió la tarde la rejoneadora Ana Rita con un astado que al principio daba arreones de manso pero que a lo largo de la faena mejoró su condición. Espectacular y conectando siempre con los tendidos, Ana Rita intenta hacer las cosas con pureza, destacando sobre todo montando a “Favorito”, con el que clava dos banderillas al violín. Ya con el caballo del último tercio, “Fandi”, coloca una rosa y dos banderillas cortas. Pinchazo y rejonazo. Dos orejas.

El cuarto le ha ofrecido menos posibilidades de triunfo a la rejoneadora portuguesa. Se desentiende de las suertes, esperando con la cara alta. Ana Rita, todo voluntad, persevera en su empeño hasta lograr una labor en la que todo tuvo que hacerlo ella ante la escasa colaboración de su antagonista. A pesar del pinchazo previo al rejonazo caído, corta un trofeo.

El novillo de Miranda y Moreno que ha saltado en tercer lugar no se lo ha puesto fácil a Víctor Hernández. Con mucha violencia en su embestida, que se transformó en genio defensivo cuando el torero le pudo. Descompuesto y sin nada de clase. El joven novillero de Guadalajara le planta cara con firmeza, decisión y estando siempre muy asentado en los riñones. Se atasca con la espada. Ovación tras aviso.

Hasta cuatro faroles de rodillas ejecutó Víctor Hernández en el saludo con el percal al último de la suelta. También de hinojos comenzó su faena de muleta, toreando en redondo. A partir de ese instante, el novillo se raja descaradamente. En tablas, donde el animal quería, le hilvana un trasteo muy meritorio, exponiendo frente un cornúpeta que no tenía voluntad de embestir. Estocada entera. Dos orejas.

El lote de Jesús Enrique Colombo apenas le ha dejado un resquicio para poder vislumbrar el momento que atraviesa el torero venezolano. El primero de su lote echa el freno de mano ya de salida, esperando mucho en el segundo tercio, protagonizado por el propio diestro. Lo intenta en la faena de muleta a pesar de que el toro estaba muy parado. Lo fulmina de un sensacional espadazo. Ovación.

Sí que pudo lucirse Colombo en el saludo con el capote al quinto, recetando una larga cambiada y unas templadas verónicas. Nuevamente, toma los palos el matador, comprobando que el de Miranda y Moreno no tenía la casta suficiente para ir hacia adelante. Con técnica y oficio, le busca las vueltas Jesús Enrique aunque el toro se raja. Estocada arriba y dos descabellos. Una oreja.

Ana Rita y Víctor Hernández han salido a hombros por la puerta grande.

Imagen: CMMedia

A %d blogueros les gusta esto: