La personalidad de Miguel Polope impacta en Villaseca de la Sagra

Plaza de toros “La Sagra” de Villaseca de la Sagra (Toledo). Gran Final del VI Certamen “Alfarero de Plata” para novilleros sin picadores. Tres cuartos de entrada. Erales de la ganadería de Hnos. Sánchez de León, en general sacando complicaciones en el último tercio. El mejor el tercero.

González-Écija (Blanco y oro): Silencio tras aviso.

Jordi Pérez “El Niño de las Monjas” (Purísima y oro): Silencio tras aviso.

Miguel Polope (Blanco y oro): 1 oreja con fuerte petición de la segunda.

Villita (Blanco y plata): Silencio tras aviso.

Sebastián Marín (Gris perla y oro): Silencio tras dos avisos.

Solalito (Purísima y oro): Silencio tras dos avisos.

Magnífica impresión la que ha causado esta tarde en la Final del Alfarero de Plata de Villaseca de la Sagra, Miguel Polope. Un concepto clásico del toreo y sobre todo una gran personalidad es lo que ha dejado entrever ante el tercero de la suelta el novillero valenciano. El astado que le ha tocado en suerte ha sido el mejor del encierro de Hnos. Sánchez de León, por fijeza y franqueza en sus embestidas. Polope le ha cuajado una sensacional faena, desde los estatuarios de inicio hasta terminar por el mismo palo su labor con la muleta. Entre un momento y otro ha firmado series por ambos pitones muy templadas, asentado de plantas el torero y reuniéndose con la embestida. Con el ingrediente añadido de hacerlo todo con sello propio. Se vuelca sobre el morrillo, dejando una contundente estocada. Una oreja con fuerte petición de la segunda.

Con dos faroles de rodillas ha saludado a su oponente González-Écija. El astado prueba y mide antes de arrancarse, tendiendo además de ceñirse al cuerpo del torero, sobre todo por el pitón derecho. Firme y decidido González-Écija, buscándole las vueltas al de Hnos. Sánchez de León. Falla con los aceros. Silencio tras aviso.

A la puerta de chiqueros se ha marchado Jordi Pérez “El Niño de las Monjas” para recibir al segundo de la novillada, logrando cambiar la embestida con limpieza. Seguro y tranquilo se ha mostrado el diestro valenciano en la faena de muleta a pesar de que el astado tenía cierta aspereza, apretando además hacia los adentros. Nunca ha perdido la compostura Jordi Pérez, consiguiendo varias tandas de mucho mérito. La última de derechazos de rodillas, consintiendo al animal, la mejor. Al marrar con el estoque, su balance se queda en silencio tras aviso.

El cuarto también ha presentado dificultades. Siempre con tendencia a salir suelto y a huir de la jurisdicción. Villita le deja la muleta en la cara, precisamente para intentar solventar ese problema, logrando los mejores momentos del trasteo con la mano zurda. Complicado a la hora de cuadrarlo para entra a matar. Tras varias entradas, silencio tras aviso.

Más rajado aún ha llegado a la faena de muleta de Sebastián Marín el quinto del festejo. El novillero extremeño porfía frente a él, poniendo toda la carne en el asador y aprovechando cada arrancada de la res. Alarga en demasía su labor con la pañosa, sin duda con las ansias de agradar al público, fallando con la espada. Silencio tras dos avisos.

También ha dejado una buena carta de presentación en Villaseca de la Sagra, Solalito. Con entrega y mucho riesgo ha colocado banderillas, destacando por lo comprometido el tercer par. Ya en la faena ha conseguido correrle la mano con profundidad y gusto, fundamentalmente al natural, a su antagonista, dejándole la muleta puesta para evitar que saliera suelto y para provocar su repetición. Inteligencia y personalidad del diestro francés. Se atasca con el descabello. Silencio tras dos avisos.

El novillero Miguel Polope ha sido declarado ganador del VI Certamen “Alfarero de Plata” de Villaseca de la Sagra.

Por su parte, la ganadería triunfadora de los tentaderos ha sido la de Eusebio Naranjo.

Foto: Prensa Villaseca Toros

A %d blogueros les gusta esto: