La maestría de El Juli, por la Puerta del Príncipe de Sevilla

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. 10ª Corrida de toros de la Feria de Abril. Lleno de “no hay billetes”. Ejemplares de Domingo Hernández (1º, 2º y 6º) y Garcigrande (3º, 4º y 5º), en general han sacado buen fondo en el último tercio, a más cuando el matador les ha exigido. Los mejores 1º y 4º, el lote más deslucido el de Pablo Aguado.

Julián López “El Juli” (Grosella y oro): 2 orejas y 1 oreja.

José María Manzanares (Burdeos y azabache): Silencio tras aviso y 1 oreja.

Pablo Aguado (Sangre de toro y azabache): Silencio tras aviso y Silencio.

La tarde en Sevilla ha comenzado con un gran toro que, sin embargo en los primeros tercios ha mostrado tendencia a los terrenos de adentro, queriéndose marchar de las suertes. El Juli, que siempre ha confiado en el animal, ha ido poco a poco construyendo una faena siempre a más, en la que el astado ha sacado un gran fondo de nobleza, clase y calidad. El Juli lo ha cuajado a placer, con series por uno y otro pitón de muletazos profundos, templados, reunidos y con más expresión y naturalidad que en otras ocasiones. Del conjunto notable han sobresalido las tandas ejecutadas con la mano izquierda, con naturales muy lentos y cadenciosos. Estocada trasera. Dos orejas.

El cuarto tampoco ha hecho una buena pelea en varas, al contrario, llevando la cara alta y derrotando en el peto. El inicio de faena de El Juli, con muletazos rodilla en tierra, aunando sometimiento y temple, ha sido la clave para el éxito del trasteo. Aunque el toro de Garcigrande ha estado falto de motor y de empuje, sí que ha tenido calidad a raudales y mucha dulzura en su embestida. Nuevamente El Juli ha dictado una lección magistral de Tauromaquia, con un conocimiento absoluto de distancias, terrenos, alturas…, logrando una labor en la que ha vuelto a resaltar el gusto y la relajación del torero madrileño, muy suelto y sin tensión ni forzamientos de figura, como sí ha sucedido otros días. Pinchazo y estocada trasera. Una oreja.

Al segundo de la suelta lo ha saludado José María Manzanares con gran templanza con el percal. El animal ha tenido sus complicaciones en el tercio final, gazapón y soltando la cara en el último tramo del muletazo. Mayor ligazón y ajuste han tenido las series interpretadas con la mano derecha, por donde también el burel se desplazaba mejor. El desacierto con la espada le ha impedido a Manzanares tocar pelo en este toro.

Sí que lo ha hecho frente al quinto de la corrida, a pesar de que el comportamiento del cornúpeta de Garcigrande en los primeros tercios no auguraba nada bueno. Ha salido suelto del capote que le ha presentado el diestro alicantino, no empleándose en nada y desentendiéndose de la pelea. Faena importante y a más de José María Manzanares, ante un toro que ha respondido mejor al someterlo por abajo. Estocada algo desprendida. Una oreja.

El peor lote lo ha sorteado, sin duda, Pablo Aguado, que se ha encontrado con un primer toro que ha protestado en varas, poniendo la cara por las nubes, repuchándose y saliendo suelto de la cabalgadura. El astado nunca se ha empleado tampoco en las telas, sin clase y con el añadido además de venirse en muchas ocasiones gazapeando hasta la jurisdicción del torero. Firme y voluntarioso Pablo Aguado, que ha rematado al de Garcigrande de una estocada perpendicular y delantera, con habilidad ante la dificultad para cuadrar al animal, que andaba constantemente de costado buscando la huida, y cuatro golpes de verduguillo. Silencio tras aviso.

Lo único que le han dejado hacer sus oponentes esta tarde a Pablo Aguado en la Maestranza ha sido el sublime saludo capotero al sexto de la función. Verónicas de una lentitud asombrosa, ralentizando la embestida ya de salida, abrochando el citado saludo con una gran media en el platillo. Ahí se acabó el toro, puesto que en la faena de muleta ha dado nulo juego, desentendido, saliendo del muletazo mirando al tendido. Pablo Aguado ha puesto todo de su parte porque el burel tirara hacia adelante, con actitud y buena colocación, pero ha sido imposible. Pinchazo hondo atravesado. Silencio.

Julián López “El Juli” ha salido por la Puerta del Príncipe al concluir la corrida.

Incidencias: Entre los hombres de a caballo destacar a Salvador Núñez, en el primero, José Antonio Barroso, en el cuarto, y Mario Benítez, en el sexto. En labores de lidia, mencionar a Daniel Duarte, en el segundo, y con las banderillas, a Manuel Rodríguez “Mambrú”, en el segundo, José María Soler y José Núñez “Pilo”, en el cuarto, e Iván García, en el sexto, desmonterándose éste último ante la ovación del respetable.

Fotos: Arjona / Pagés

A %d blogueros les gusta esto: