Joselillo corta una oreja en Ajalvir

Gélida tarde la que se ha vivido en Ajalvir para celebrar la primer de las ferias del año. Se lidiaba un encierro de López Gibaja muy parejo, desiguales en el juego aunque descastado y faltos de fuerza como denominador común la mayoría de los astados faltos de transmisión y con gran peligrosidad el lidiado por Joselillo en quinto lugar; para Sánchez Varas de gris perla y oro oreja y dos orejas (vuelta al rueda al 4º de la tarde) Joselillo de blanco y oro debutaba en plaza oreja y palmas y David Galván de rosa palo y oro oreja y oreja.

Estuvo muy lucido Sánchez Varas en el cuarteo del primero de la tarde, con la muleta no se compenetró con el de López Gibaja tras una gran estocada recibió el premio de la primera oreja de la temporada. En el segundo de la tarde obtuvo Sánchez Varas dos orejas y el de López Gibaja una vuelta al ruedo, con una faena ejecutada a media altura, y que quizás se excedió en la medida.

Debutaba en plaza Joselillo toreando a la verónica de forma acompasado y elegante rematando la faena con el capote con una media verónica que dejaba situado al morlaco para la suerte de Varas. Anduvo muy bien el vallisoletano con la muleta en este primero de su lote ofreciendo tandas de gran profundidad y gran sabor por el izquierdo. Consiguió conectar con los tendidos desde el primer momento, remató la faena con unas ajustadas manoletinas antes de pasaportar con una gran estocada que le valió su primer a oreja y tras una fuerte petición solicitando la segunda. No tuvo opciones Joselillo con el quinto de la tarde un toro muy incómodo, bruto y de gran peligrosidad, que en ningún momento hizo gala de la fama que antecede al hierro. Obtuvo Joselillo palmas a su labor.

Estuvo voluntarioso David Galván en el primero que le tocó en suerte todo muy justo de fuerza que desde el primer momento amenazaba con pedir los papeles y recurrirla, pero supo el diestro gaditano entenderlo y compenetrarse para ejecutar una larga faena de muleta aunque no conecto con el tendido sí consiguió una oreja tras una estocada y descabello, en el cierra plaza volvía Galván a estar firme en su faena, y tras una buena estocada obtuvo la oreja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: