Jesús Llobregat, dos orejas y rabo en la Segunda Semifinal de las Escuelas Taurinas de Andalucía

Abrieron la ‘Puerta Grande’, Javier López Peregrino, Mario Sánchez y Llobregat. Diego Bastos cortó un apéndice del sexto. Moli de Ronda obtuvo una vuelta al ruedo y Miriam escuchó una ovación.

En la plaza de toros de Navas de San Juan (Jaén) ha tenido lugar la segunda semifinal compuesta por seis de los doce alumnos que pasaron, a juicio del jurado, a la segunda fase. Este proyecto, organizado por la Asociación Andaluza de Escuelas Taurinas Andaluzas y patrocinado por la Junta de Andalucía y Canal Sur TV, está ya en la recta final, pues a esta semifinal continuará la ‘Gran Semifinal’ que se celebrará el próximo sábado día 21 en Almedinilla (Córdoba), y posteriormente la ‘Gran Final’ del 28 en Villacarrillo (Jaén).

Una buena novillada, variada de comportamiento, pero de nota en general que colaboraron al importante devenir de la tarde. Los jóvenes derrocharon ilusión, ganas, raza, empeño… y buen toreo, que a pesar de tener sus faenas más que culminadas, quisieron aprovechar todas las embestidas, sin dejar pasar la oportunidad que este sábado se les ofrecía. El nivel se mantuvo muy alto ante los ejemplares de Apolinar Soriano.

“Alpargatejo” marcó el ecuador del festejo, mientras tanto, Jesús Llobregat lo esperó sentado en el estribo. El alumno de la Escuela de Jaén fue el gran triunfador de la tarde. Arremetió con bravura en el capote del novillero, que intentó de abrirle el camino con prestancia. El eral tenía carbón y entraba con ahínco en la franela. Empezó la faena por abajo, genuflexo, probándolo brevemente y tirando de él para alcanzar ese tranco más que guardaba dentro “Alpargatejo”. Ordenó y suavizó las embestidas, educándolas, perdiéndole un paso atrás para girar sobre su cuerpo y ligar los muletazos, con gusto y transmisión. Encontró las teclas del cuarto de la tarde. En el toreo al natural, basó su faena en el sitio y el tiempo, recetándole naturales que derrochaban raza, poder y determinación. Todo ello, acompasado por la profundidad y ‘carbón’ que el novillo se gastaba en la tela. Toreó encajado de riñones, -lo majó- mirando cada detalle, perfilando cada embestida, sin dejar que le dominara. Se impuso Llobregat en una faena de mucho tonelaje. Los ayudados por alto lo llevaron directo a la suerte suprema. Dejó un estoconazo en todo lo alto. Dos orejas y rabo para el joven novillero y vuelta al ruedo para el buen ejemplar de Apolinar Soriano.

“Aguaclara” y Miriam Cabas abrían la segunda semifinal del Ciclo de Novilladas. La novillera lo fue templando, sin probaturas, bajándole la mano, dejándosela puesta en el morrillo, tocándole, hablándole, buscando la fijeza y suavidad necesaria para las series. Lo buscó a pitón contrario, en la larga distancia, aprovechando la inercia, dejándole la franela delantera y a media altura en el toreo al natural. Tirando del animal tratando de ordenar las embestidas. Cerró por manoletinas, para después lograr hundir el acero al segundo intento, sin evitar recurrir el golpe de cruceta. Lástima que se levantó por dos veces al intentar cachetear y sonaron los avisos. Ovación tras dos avisos.

Javier López Peregrino recibió al segundo de la tarde, “Urcolanito” después de que este se emplazara en los medios, ganándole terreno, con suavidad y torería, mostrándolo por ambos pitones, mientras se estiraba a la verónica. Lo tanteó por abajo en el inicio de la faena de muleta, sacándolo hacia fuera. Siguió, templando y pronto permitiría la pulcritud ligada en los tres primeros muletazos. Derechazos interesantes en el que el novillo tomó la muleta planeando. Pedía el carné, había que aguantarlo, con una embestida vibrante y encastada. Se hizo con él, tocándole, metiéndose en sus terrenos, aprovechando todo lo que el animal ofrecía. Los cuartos traseros tiró al novillero –voltereta- y lo dejó a su merced sobre el albero, afortunadamente, no hubo mayores consecuencias. -Se le apreció un pequeño corte en la barbilla-. Tras un meritorio cierre la espada entró por completo. Peregrino demostró que quiere y puede ser. Dos orejas.

Mario Sánchez, lanceó con suavidad a “Corresueños”, tercero de la jornada. Acompasó la embestida con todo su cuerpo en un recibo muy garboso. Inició el último tercio de rodillas, con un sutil toreo en redondo, hasta rematarlo con el de pecho. Mario encontró el ritmo, con verdad, dándole el pecho, esperando el encuentro, con suavidad. Le bajó la mano, llevándole recto, dándole media distancia, prestando especial atención al pitón derecho del novillo. El espada trazó series continuadas y bien abrochadas, pero buscando siempre la ligazón, sin dejar de hablarle y tocarle. El novillo se sentía podido, así que Sánchez, todo entrega –se vació- volvió a los mimos y la despaciosidad, dejando que marcara los tiempos. Cerró igual que empezó, de rodillas, para después recitarle una estocada con la que tardó en doblar. Dos orejas.

Al quinto novillo “Comadreja” lo recibió ‘El Moli de Ronda’ -Juan Carlos Molina- con una larga cambiada de rodillas desde el tercio, para después estirarse con empaque a la verónica. En los primeros compases de la faena lo probó, midiendo las fuerzas y altura que el animal demandaba. Le bajó la mano, muy de riñones, esperándolo, con un toque muy personal. Se lo pasó a cámara lenta, haciéndole muy bien las cosas, jugando con los vuelos, que se los dejaba en el morrillo, aprovechando las embestidas que el eral le brindaba, dejándose llevar por las buenas maneras del espada, que toreó con quietud y un gusto exquisito, llevándolo muy metido. Moli, ofreció una nueva faceta más enrazada y quiso cerrar de rodillas, con el pecho por delante. Pinchó en la suerte suprema, para después cobrarla. Vuelta al ruedo tras petición.

Cerraba la tarde Diego Bastos, de la Escuela de Sevilla, que recibió al último de la tarde con una larga cambiada de rodillas, para después seguir por verónicas, derrochando gusto. El último tercio se inició con un leve tanteo lento en el que se empezó a dar forma a las embestidas que el cierra plaza le regalaba. Paró y se decidió sobre el pitón derecho, enroscándose a “Urcolo”, guiándolo con el brazo, mostrándole la salida y obligándolo a volver. Diego estuvo muy atento a los terrenos, evitando la querencia. Le dio sitio y tiempo, sin que el animal se sintiera podido –gateaba a lo mexicano el sexto- había que llevarlo uno a uno, toreando con pulcritud y delicadeza. El animal se dejaba llevar, siguiendo los engaños que este le dejaba abajo, buscándole a pitón contrario. Le recetó una extraordinaria tanda por el pitón izquierdo. Mató con acierto, después de pinchar. Oreja tras aviso.

Ficha del Festejo:

Sábado 14 de agosto de 2021

Plaza de toros de Navas de San Juan – (Jaén)

XXVII Ciclo sin picadores retransmitido por Canal Sur TV.

“Segunda Semifinal”

Entrada: “Casi lleno” sobre aforo permitido.

Novillos de Apolinar Soriano: Bien presentados, parejos y de buen juego en general. Buena novillada por bravura, nobleza y clase. Destacó el 4º “Alpargatejo”, Nº 45 premiado con la vuelta al ruedo.

· Miriam Cabas, (E. T. Campo de Gibraltar). Ovación tras dos avisos.

· Javier López Peregrino, (E. T. San Fernando). Dos orejas.

· Mario Sánchez, (E. T. Ubrique). Dos orejas.

· Jesús Llobregat, (E. T. Jaén). Dos orejas y rabo.

· Moli de Ronda, (E. T. Ronda). Vuelta tras petición.

· Diego Bastos, (E. T. Sevilla). Oreja tras aviso.

Incidencias:

Se inició el paseíllo de forma atípica en la que no hubo alguacilillos, ni despeje de plaza, ni música mientras trenzaban los novilleros.

Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio y se interpretó el himno nacional.

El festejo cumplió las normas de seguridad sanitarias que dictaminan las autoridades.

Prensa Asociación Andaluza de Escuelas Taurinas “Pedro Romero”

A %d blogueros les gusta esto: