Gran faena de Esaú Fernández en Bolaños de Calatrava

Plaza de toros de Bolaños de Calatrava (Ciudad Real). Media entrada dentro del aforo permitido. Ejemplares de la ganadería de Albarreal, faltos de raza y con poco fondo. El mejor el 2º, noble y con mucha clase.

Manuel Escribano (Azul pavo y oro): Silencio tras aviso y 1 oreja.

Esaú Fernández (Marfil y oro con remates negros): 2 orejas y Silencio.

Mario Sotos (Blanco y oro): 1 oreja y Silencio tras leve petición y aviso.

La terna de matadores anunciada hoy en la plaza ciudadrealeña de Bolaños de Calatrava ha estado muy por encima del encierro de Albarreal, ya que salvo el segundo de la suelta, han tenido poca raza y transmisión, viniéndose abajo varios de ellos en el tercio final.

La mejor faena de la tarde, gracias a la magnífica condición de su antagonista, la ha firmado Esaú Fernández frente al segundo, “Malhumorado”. Muy dispuesto ha estado el torero sevillano con el capote, tanto en el saludo inicial como en el posterior quite por gaoneras, muy quieta la planta. Ya con la muleta le ha instrumentado series por ambos pitones de muletazos largos y templados, degustando al máximo la clase y la dulzura del toro en su embestida. Asentado, hundido en la arena, casi olvidándose del cuerpo por momentos el diestro de Camas. En el tramo final del trasteo, torea por derechazos de rodillas, concluyendo con unas luquesinas. Estocada algo desprendida. Dos orejas.

Al quinto lo ha recibido con el percal de forma templada, ganándole terreno hacia las afueras. El toro de Albarreal ha durado un suspiro en la faena de muleta, parándose enseguida. Lo intenta Esaú Fernández, que se marcha a por la espada ante la nula colaboración del astado. Media estocada y dos descabellos. Silencio.

Manuel Escribano ha sorteado en primer lugar un animal con más genio que raza, que le ha apretado hacia tablas en el tercio de banderillas. En éste ha sobresalido el tercer par, al quiebro y al violín. Muy dispuesto y entregado el torero hispalense, que porfía con ambas manos, sin aburrirse. El toro acaba rajado. Se pone muy complicado a la hora de entrarle a matar. Marra con el estoque. Silencio tras aviso.

Frente al cuarto ha querido Manuel Escribano quitarse el mal sabor de boca de su anterior enemigo, recetándole a éste una larga cambiada de rodillas como comienzo de su lidia, seguida de un saludo muy variado con la capa. Quite por chicuelinas de Manuel Escribano después del pasar el cornúpeta de Albarreal por el peto. Poderoso y con suficiencia el diestro de Gerena con los palitroques, a pesar de que el burel tampoco era sencillo. Incierto y desigual ha llegado el astado al tercio final. Muy firme Escribano, que ha aguantado miradas y que el toro se le viniera muchas veces por dentro. Buena técnica y mucho oficio del matador que termina su labor con manoletinas. Gran estocada. Una oreja.

El tercero de la tarde ha sido noble pero le ha faltado emplearse más en los viajes tras los trastos. Mario Sotos se ha acoplado bien con él por momentos, logrando los muletazos de mayor redondez del trasteo con la mano derecha. Media estocada tendida y descabello. Una oreja.

Con el sexto no ha podido rematar su actuación en alto el diestro conquense, a causa de la poca raza y transmisión del ejemplar de Albarreal. Muchas ganas de agradar las de Mario Sotos, que se mete entre los pitones para llegar más a los tendidos. Torería en los ayudados de cierre de faena. Pinchazo, estocada trasera y un golpe de verduguillo. Silencio tras leve petición y aviso.

Entre las cuadrillas, han sobresalido en la lidia Álvaro Oliver en el tercero y Antonio Chacón en el quinto y con los rehiletes el propio Antonio Chacón frente al segundo.

Foto: Julio César Sánchez

A %d blogueros les gusta esto: