Gran dimensión de los tres toreros en Tobarra

Plaza de toros de Tobarra (Albacete). Dos tercios de entrada. Cornúpetas de la divisa de Albarreal, con poca raza, entrega y motor. El mejor el 3º.

Joaquín Galdós (Nazareno y oro): Ovación tras aviso y Palmas tras aviso.

David de Miranda (Carmesí y oro): 1 oreja y Ovación tras aviso.

Diego Carretero (Grana y oro): 1 oreja con petición de la segunda y Ovación.

Si la terna de matadores hubiera estado más acertada con la espada, seguramente, hubiera habido triple salida a hombros, puesto que los tres han dado una interesante tarde de toros, evidenciando que atraviesan un magnífico momento en su carrera.

Joaquín Galdós ha saludado al primero de la suelta con una larga cambiada de rodillas. El animal de Albarreal, aunque con buena condición, estaba falto de raza y de entrega en las telas. Pese a eso, Galdós ha firmado una labor en la que ha sobresalido el temple y la despaciosidad con la que ha ejecutado algunos naturales. Mucha torería en los ayudados por alto para finalizar el trasteo. Dos pinchazos y estocada. Ovación tras aviso.

Muy poca fijeza y raza ha enseñado también el cuarto, saliendo de las suertes distraído y desentendiéndose de los engaños. Con paciencia y buen oficio, Joaquín Galdós ha logrado un quehacer a base de actitud y de querer, poniendo la fibra que le faltaba al astado de Albarreal. Tampoco en esta ocasión ha estado acertado con el acero Galdós, quedando su balance en palmas tras aviso.

Una gran dimensión ha ofrecido esta tarde David de Miranda en Tobarra, algo que ya quedó patente en el hiératico quite por tafalleras instrumentado al segundo de la corrida. Toda la faena del torero onubense se ha basado en templar y pulsear al toro, tratando de sostenerlo en pie y de que no se derrumbara como sucedió justo al inicio. Aprovechando la nobleza y cierta clase del ejemplar de Albarreal, David de Miranda ha sabido paladear esa dulce embestida, consiguiendo naturales muy lentos y largos. Estocada tendida. Una oreja.

Al quinto lo ha saludado el diestro de Trigueros con rítmicas y acompasadas verónicas, gustándose. El toro de Albarreal protestaba al obligarle por abajo, aburriéndose poco a poco al avanzar la tanda. Entrega, reposo y, de nuevo, mucho temple en las muñecas de David de Miranda, además de asentamiento de plantas y reunión con las embestidas de su antagonista. Estocada caída, tardando el toro en doblar. Ovación tras aviso.

La carta de presentación de Diego Carretero hoy en Tobarra ha sido una larga cambiada de rodillas como recibo al tercero de la función, ejecutando seguidamente un vibrante saludo, que ha llegado mucho a los tendidos. El toro de Albarreal ha sido el mejor del sexteto, con más empuje y más motor que el resto, si bien había que hacerle las cosas bien y no quedarse encima al terminar el muletazo para ligar el siguiente sino perderle un paso, porque de lo contrario el animal protestaba. Faena seria y rotunda del matador albaceteño, pisando un sitio comprometido en el tramo final del trasteo, con los pitones del cornúpeta de Albarreal rozándole la taleguilla. Concluye con unas ajustadas mondeñinas. Espadazo en los bajos. Una oreja con petición de la segunda.

El sexto ha sido el más difícil y complicado de los lidiados hoy en Tobarra, ya que ha desarrollado sentido en el tercio final, además de rajarse enseguida. Voluntarioso Diego Carretero frente al de Albarreal, pero poco más se podía hacer. Marra con la tizona. Ovación.

De las cuadrillas destacar el buen puyazo recetado al cuarto por Aitor Sánchez, los dos pares de banderillas de Andrés Revuelta al tercero y el provicencial quite de José Ángel Muñoz “Perico” a su matador, Diego Carretero, en el sexto, cuando se quedó a merced del toro durante la faena de muleta.

Imagen: CMMedia

A %d blogueros les gusta esto: