Gonzalo Caballero abandona la Clínica San Francisco de Asís de Madrid

El diestro Gonzalo Caballero ha abandonado esta mañana la Clínica San Francisco de Asís de Madrid, donde se hallaba ingresado desde el pasado 12 de octubre a raíz de la grave cornada sufrida en la plaza de toros de Las Ventas.

Antes de salir del hospital, Gonzalo Caballero ha dado una rueda de prensa, acompañado por los Drs. Máximo García Padrós (Cirujano Jefe de la plaza de Las Ventas), Claudio Gandarias (Jefe de la Unidad de Cirugía Vascular del Hospital San Francisco de Asís) y Marisa de Teresa (Jefa de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Francisco de Asís), así como el maestro Miguel Abellán, ahora Director Gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid.

Precisamente ha sido Abellán quien primero ha tomado la palabra para explicar los momentos vividos en la propia plaza venteña ante la gravedad del percance. De su intervención ha querido resaltar la capacidad del ser humano para agarrarse a la vida, cuando Gonzalo Caballero metió su puño en el boquete de la herida para evitar que siguiera sangrando.

El Dr. Máximo García Padrós ha subrayado, de igual forma, la magnífica coordinación que hubo entre el equipo médico del coso madrileño y los doctores que lo esperaban en el Hospital San Francisco de Asís. Bromeando ha afirmado que en el brindis que Gonzalo Caballero le hizo el referido 12 de octubre en agradecimiento por su atención en la cornada sufrida el 21 de mayo, le dijo que tenía que salir a hombros por la puerta grande pero que “no nos hizo caso”.

El Jefe de la Unidad de Cirugía Vascular del Hospital San Francisco de Asís, Dr. Claudio Gandarias, se ha referido, por su parte, a la operación efectuada en el mencionado centro médico. Según ha dicho el torero madrileño presentaba un destrozo muscular brutal, con rotura de la vena femoral común y una trombosis en la arteria femoral, provocada por el fuerte traumatismo del toro. El galeno ha asegurado que Gonzalo Caballero es un buen paciente, “no se queja y tiene siempre buena cara”.

La Dra. Marisa de Teresa, Jefa de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica, ha señalado que las 48 horas siguientes a la cornada fueron críticas, con el agravante además de un fallo renal importante. Debido a ello, ha sido sometido a sesiones de diálisis para que los riñones recuperaran plenamente su actividad, mejorando bastante en los últimos días. El paciente también presentaba una fuerte contusión del nervio ciático, por lo que comenzó con sesiones de rehabilitación que continuarán durante un tiempo.

El último en intervenir ha sido el propio torero, Gonzalo Caballero, quien ha empezado dando las gracias a Dios y a la Virgen por estar aquí, así como también a los doctores que estaban junto a él en la mesa y al maestro Miguel Abellán. Con una admirable entereza ha afirmado que fue muy duro el asumir su muerte mientras le conducían a la enfermería. Pasado ese trance, se ha referido al complicado momento que vivió al despertarse y ver que estaba conectado a una máquina de diálisis, “pensé que ese toro de Valdefresno había ganado”, ha dicho, pensando incluso en abandonar. Pero justo entonces llegaron a visitarle su madre, Miguel Abellán, el novillero Carlos Ochoa y Rafael Garrido, por parte de Plaza 1, y lograron levantarle el ánimo. Desde ese instante sólo sueña con regresar a la plaza de Las Ventas y devolver el apoyo prestado, sobre a tanta gente joven que aquel 12 de octubre se acercó al coso de la calle Alcalá para verlo. Hay una frase de la rueda de prensa que resume muy bien la filosofía de los toreros: “La vida no es salir por la puerta grande o triunfar, sino caerse y levantarse”.

Imagen: Prensa Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: