Estremoz en Post Confinamiento

Foto: María Mil-Homens

Más que una corrida de toros, ayer en Estremoz, la noche fue para demonstrar, que si se consigue cumplir las reglas sanitarias en una corrida de toros.

Con la entrada permitida completa en los tendidos, seis rejoneadores se han presentado ante un curro de Vinhas de muy buena presentación y pesos de 440, 605, 505, 480, 520, 533 kg.

Después de muchos meses sin corrida, el público se ha reencontrado con Rui Salvador, que se ha destacado en la parte final de su lidia.

Antonio María Brito Paes, ante el peor toro de la noche, toro  este con poca movilidad y que le ha dificultado la tarea, fue el único rejoneador, que se quedó sin autorización para vuelta.

João Moura Caetano, ha sido el rejoneador que más se ha destacado en la primera parte de la corrida, dejando su aire y finalizando con una banderilla marcada al pitón contrario.

Manuel Telles Bastos calentó los tendidos, con una puerta gayola y prosiguió con entradas de frente, al más puro estilo clásico.

Ana Rita, que vino a sustituir a Emiliano Gamero, por su imposibilidad de viajar debido al Covid-19, brindó el público, con una actuación homogénea y con calidad.

Al revés de Ana, el rejoneador Parrerita Gitano, ha presentado una actuación heterogénea relativamente a su calidad, pero lleno de voluntad y entrega.

Las pegas han estado a cargo de los Forcados de Arronches y Elvas.

A %d blogueros les gusta esto: