Entrega y capacidad de Manuel Escribano frente a los miuras en Valdemorillo

Plaza de toros de Valdemorillo (Madrid). Tercer y último festejo de la Feria de San Blas. Corrida de toros. Casi lleno. Astados de la ganadería de Miura, faltos de entrega, con peligro y complicaciones. El mejor el 3º. Al finalizar el paseíllo, se interpretó el Himno de España.

Manuel Escribano (Sangre de toro y oro): Ovación tras aviso, 1 oreja tras aviso, 1 oreja tras aviso y Silencio tras un recado presidencial en el que mató por Pepe Moral.

Pepe Moral (Tabaco y oro): Aplausos y Silencio tras dos avisos.

Tarde de entrega y capacidad de los toreros, en la que Pepe Moral resultó herido por su primer antagonista, pasando a la enfermería, de la que volvió a salir para hacerse cargo de la lidia de su segundo toro. Tras pasaportarlo visiblemente mermado de facultades, se marchó, de nuevo, hacia la enfermería para ponerse en manos de los doctores.

Manuel Escribano ha echado una gran tarde hoy en Valdemorillo. Por oficio, conocimiento de los terrenos, de las distancias y de las peculiaridades del encaste Miura. El primero de la función se ha quedado debajo del capote, de inicio, sin romper nunca hacia adelante. Muy presente durante toda la lidia el torero de Gerena, realiza un quite por chicuelinas, tomando los palos a continuación para firmar un tercio en el que ha destacado el tercer par, al quiebro y al violín. Comienza su labor muleteril en el platillo del coso de Valdemorillo con un pase cambiado por la espalda, prosiguiendo después con series por ambos lados intentando y consiguiendo alargarle la embestida al de Miura. Los mejores momentos del trasteo han llegado con la mano izquierda. Estocada tendida. Ovación tras aviso.

Con una larga cambiada ha saludado Manuel Escribano al tercero de la suelta. Nuevamente arriesga con los palos, llegando mucho a los tendidos. El ejemplar de Miura se raja durante la faena de muleta, justo cuando Escribano le había podido con varios naturales largos y templados. Lo busca entre muletazo y muletazo el diestro sevillano, en todo momento muy encima de su oponente. Estocada arriba. Una oreja tras aviso.

A la puerta de chiqueros se ha marchado Manuel Escribano para recibir al tercero de su lote. Gran nivel el mostrado, una vez más, con los rehiletes, con mucha verdad. Inteligente y capaz en la faena de muleta Escribano para ganarle siempre la acción al cornúpeta, evitando, de esta forma, que le sorprendiera. Le puede con mucho oficio. Concluye el trasteo con manoletinas. Gran estocada. Una oreja tras un recado presidencial.

El sexto, al que tuvo que enfrentarse Manuel Escribano ante el percance sufrido por Pepe Moral, fue el de mayores dificultades de todo el encierro, sin apenas recorrido, buscando al torero y midiéndole. Lo prueba por ambos pitones el espada hispalense y lo pasaporta de pinchazo hondo en buen sitio y descabello. Silencio tras aviso.

Pepe Moral se echó de rodillas para saludar con una larga cambiada a su primer toro, continuando, ya en pie, con templadas verónicas, recibiendo en una de ellas un fuerte golpe a la altura de la rodilla izquierda. Con evidentes signos de dolor y sin apenas poder apoyar la pierna, regresa al ruedo para hacerse cargo de la lidia. Subrayar, en este punto, la buena brega de José Chacón. El ejemplar de Miura tenía mejor condición por el lado derecho, si bien conforme avanzaba la faena de muleta del diestro de Los Palacios, el animal se iba desentendiendo a la salida de los pases, con una clara falta de raza. Pinchazo y estocada caída. Aplausos al irse hacia la enfermería.

Justo antes de la salida del cuarto de la tarde, apareció en el callejón de la plaza Pepe Moral, quien llevaba un fuerte vendaje en la pierna izquierda, así como en el codo derecho. Muy dolorido el torero durante toda la lidia y con muestras de dolor, intenta hilvanar faena frente a un astado sin entrega alguna y que nunca se ha salido de las telas. Ante la merma de facultades, Pepe Moral falla con los aceros. Silencio tras dos avisos. Una vez apuntillado el toro, el diestro sevillano abandona el ruedo para ingresar, nuevamente, en la enfermería.

Parte Médico de Pepe Moral: El diestro Pepe Moral ha sido intervenido por los servicios médicos de la plaza de toros de Valdemorillo de una cornada interna con trayectoria de 10 centímetros, por encima de la rodilla de su pierna izquierda. Una vez operado ha sido trasladado al Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda donde se valorarán otras posibles lesiones.

Al término de la corrida, Manuel Escribano ha salido a hombros de la plaza de Valdemorillo.

Foto: Prensa Manuel Escribano

A %d blogueros les gusta esto: