Enrique Ponce en la III Gala de Alimón: “Aún no he hecho esa faena perfecta”

La Juventud Taurina de Jaén (Alimón) celebró anoche, ante un auditorio que colgó el “no hay billetes”, su III Gala, en la que se le rindió homenaje al diestro Enrique Ponce.

En primer lugar, se mostraron distintas imágenes de la trayectoria profesional y humana del torero valenciano, continuando ya después con una extensa charla conducida por la periodista de Movistar Plus, Victoria Collantes.

El espada de Chiva inició su intervención agradeciendo el homenaje que se le tributaba por parte de Alimón, asociación que, dijo, está realizando una gran labor en apoyo y defensa de la Fiesta. En la actualidad aseguró que él vive el presente y que no le gusta ni mirar hacia atrás para ver lo conseguido ni hacia adelante para pensar en el futuro. Por ello, el diestro afincado desde hace bastantes años en tierras jienenses, afirmó que mientras que se encuentre físicamente bien y el público le aguante. estará en activo.

La virtud fundamental para continuar creciendo y mejorando como torero, es la humildad, mantener siempre los pies en el suelo, tener una base de una educación taurina importante, en la que valores como el respeto o el sacrificio sean claves. Otra cuestión también a resaltar en la dilatada carrera de Enrique Ponce es la fidelidad que ha tenido con la gente que lo rodea, con la cuadrilla. El torero, dijo, debe tener a su alrededor personas que le aporten y que le enseñen, y que éste se sienta a gusto con ellos.

A la hora de hablar de la técnica en el toreo, el matador valenciano manifestó que es algo que él lleva muy interiozado, que le sale natural delante de la cara del toro, sin que piense qué es lo adecuado a ese instante. Según su concepto y su forma de entener la Tauromaquia, lo ideal es crear algo bello con el toro, torear con ritmo y elegancia, en definitiva llegar a emocionar a los tendidos con la belleza. En este punto, Enrique Ponce afirmó que “todavía no he hecho esa faena perfecta”, citando algo que lo hablaba hace años con el Maestro José María Manzanares y que entonces no lo entendía pero que ahora sí que lo entiende. “La faena perfecta es casi imposible”, declaró, sí que se puede lograr algún muletazo suelto o incluso alguna tanda como el torero sueña y persigue. Una de esas tardes en las que más se acercó a la perfección fue la Corrida Picassiana de Málaga de hace un par de temporadas, cuando llegó a ejecutar la poncina con el capote una vez ya indultado el toro.

En referencia a la grave lesión de rodilla que ha tenido esta campaña, expresó que vivió momentos muy duros y que todavía tiene molestias. De hecho, el pasado domingo en Lima se resintió, presentando un esguince en el menisco que le hará perder algún contrato en América.

Diferentes personalidades vinculadas a Enrique Ponce y que no pudieron asistir al evento, mandaron al matador su mensaje de reconocimiento, tales como el Club Cocherito de Bilbao, los diestros Diego Urdiales y Pablo Aguado, el pintor Loren o el diseñador Lorenzo Caprile. Un mensaje muy especial le llegó al diestro desde Zaragoza, de su subalterno Mariano de la Viña, manifestando Enrique Ponce que fue, sin duda, la tarde más dura y trágica de toda su vida. Aseguró, además, que si ese toro de Montalvo se hubiera prestado al lucimiento le hubiera hecho la faena de su vida, por lo que sentía en su interior, pensando que aquél animal había matado a Mariano de la Viña. Sin embargo, manifestó que no le guarda rencor al toro “porque has nacido para esto”, fueron sus palabras. Acerca de la recuperación del banderillero albaceteño, dijo que se encuentra bastante mejor de las cornadas más fuertes, que lo que le exigirá más tiempo para su  restablecimiento será la contusión que padece en el nervio ciático y que le hace que no pueda mover el pie.

Por último, y para concluir, le dedicaron al torero, sobre el escenario, la canción “México en la Piel”, como preámbulo de sus próximas citas en el país azteca.

Imagen: Prensa Juventud Taurina de Jaén (Alimón)

A %d blogueros les gusta esto: