El momento dulce de los tres matadores destaca en Casarrubios del Monte

Plaza de toros de Casarrubios del Monte (Toledo). Dos tercios de entrada. Ejemplares de la ganadería de Mariano de León y uno (4º) de Brígida Díaz Guerra. Nobles, manejables y sacando buen fondo en el tercio final.

Sergio Serrano (Verde botella y oro): 1 oreja y 1 oreja.

Javier Cortés (Nazareno y oro): 1 oreja y 1 oreja.

Francisco José Espada (Azul turquesa y oro): 1 oreja con petición de la segunda y 1 oreja.

Se ha guardado un minuto de silencio en memoria y recuerdo de José Gómez Ortega “Gallito” al finalizar el paseíllo, al cumplirse hoy 101 años de su muerte en el coso de Talavera de la Reina. A continuación, se ha interpretado el Himno de España.

El momento dulce que viven, profesionalmente, la terna de espadas anunciados hoy en Casarrubios del Monte ha brillado de forma especial ante un gran encierro de Mariano de León, serio y con buen fondo en la muleta.

El primero ha sido un animal exigente y con teclas, que pesaba mucho en la muleta y que tenía tendencia a meterse por dentro por el pitón izquierdo. Firme y con la cabeza despejada Sergio Serrano, que ha puesto la entrega que le ha faltado al toro. Cierra su labor con manoletinas. Estocada algo desprendida. Una oreja.

Al cuarto lo ha saludado Sergio Serrano con una larga cambiada en el tercio. Mucha paciencia ha tenido el torero albaceteño en la faena de muleta, primero dándole confianza al toro para después cuajar varias tandas de naturales muy buenas, cogiéndole a la perfección el ritmo al burel y manejando la pañosa con suma lentitud. Faena a más de Sergio Serrano. Pinchazo y estocada trasera. Una oreja.

El segundo ha sido un cornúpeta de buena condición pero con ritmo cambiante en su embestida, difícil de pulsearlo para el torero. Templado, asentado en los riñones y muy de verdad frente a él Javier Cortés, que ha conseguido varios naturales largos y profundos. Pinchazo y estocada con travesía. Una oreja.

Verdadera sinfonía por naturales de Javier Cortés ante el quinto, una res que ha tenido calidad y clase y a la que ha entendido a la perfección el torero madrileño. Dejándole la muleta muerta en la cara y esperando a que el toro se decidiera a acometer, Javier Cortés ha hilvanado varias tandas de naturales rotundas, templadas y con gran expresión. Pinchazo y estocada caída. Una oreja.

La faena de Francisco José Espada al tercero del festejo ha tenido dos partes diferenciadas claramente, la primera en la que ha asentado al toro de Mariano de León y la segunda en la que ha firmado tres series magníficas con la mano derecha, reuniéndose con la embestida de su antagonista, de enorme ligazón. Concluye la faena con unas ceñidas mondeñinas. Pinchazo y estocada desprendida. Una oreja con petición de la segunda.

El sexto ha sido el animal más deslucido del encierro. Frente a él, Francisco José Espada ha fundamentado su faena en la mano zurda, tratando de terminar siempre el muletazo por debajo de la pala del pitón, pues por arriba el toro se defendía. En el tramo final del trasteo, se mete en terrenos de cercanías el diestro de Fuenlabrada. Pinchazo y estocada entera. Una oreja.

En cuanto a los hombres de plata, destacar las lidias de Fernando Casanova en el primero, José Luis Triviño en el tercero, Antonio Molina en el quinto e Iván García en el sexto. Con las banderillas, han sobresalido Antonio Molina y José Antonio Prestel en el segundo e Iván García y Julio López frente al tercero.

Al término de la corrida, la terna de matadores han salido por la puerta grande.

Imagen: CMMedia

A %d blogueros les gusta esto: