El Ayuntamiento de El Puerto de Santa María apoya las medidas que el sector taurino reclama al Gobierno de España

El concejal de Real Plaza de Toros destaca que casi un centenar de asociaciones se han unido por primera vez para elaborar un documento que la Fundación Toro de Lidia ha remitido al Gobierno con objeto de afrontar las consecuencias provocadas por la epidemia del coronavirus.

El concejal de Real Plaza de Toros del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, Álvaro González, ha mostrado su apoyo al dossier de medidas extraordinarias que casi un centenar de entidades relativas al mundo del toro solicitan al Gobierno de España para poder afrontar las consecuencias producidas en el sector ante la crisis originada por el Covid-19.

González subraya que las organizaciones que agrupan a los distintos profesionales de la tauromaquia y a los aficionados, liderados por la Fundación del Toro de Lidia, que ha remitido el dossier al Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, “han elaborado un documento coherente que busca acabar con el maltrato al que el ejecutivo de Pedro Sánchez somete a un sector tan importante en nuestro país”.

El edil recuerda que el documento refleja en su introducción que la tauromaquia es el segundo espectáculo de masas en España, solo por detrás del fútbol, convirtiéndose en una de nuestras industrias generadoras de mayor recaudación impositiva.

González Rodríguez afirma que dicha introducción expone que en 2018 el número de profesionales taurinos inscritos en el Registro General al efecto ascendía a 9.723 personas, que la tauromaquia implica a 103 actividades económicas y que los Presupuestos Generales del Estado Prorrogados para el año 2020 destinan al sector únicamente el 0,01% de los 537.217.970 euros destinados a programas culturales, pese a factores como que la actividad es uno de los principales emblemas de la “Marca España”, fija población en la España vaciada, dinamiza el turismo y la hostelería y se encuentra protegida por la Ley 10/2015, de 26 de mayo, para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial.

La introducción del texto pone también de relieve la incertidumbre que la evolución epidemiológica del Covid-19 y la incidencia que tendrá en los próximos meses está causando en un ámbito cuya estacionalidad agrava el perjuicio sufrido, pues concentra todos sus actos en apenas seis meses y el comienzo de la crisis sanitaria ha coincidido con el de la temporada taurina. El estudio refleja que la marginación de la tauromaquia con respecto a las subvenciones y ayudas públicas que reciben las restantes industrias culturales se produce pese a que, de acuerdo con la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España (2018-2019) elaborada por el Ministerio de Cultura, casi 2,5 millones de personas asistieron a un festejo taurino, 5,3 millones vieron algún festejo taurino a través de televisión y casi 900.000 personas lo siguieron a través de Internet.

El dossier solicita un paquete de medidas “para paliar el daño ocasionado a los profesionales y aficionados” entre las que se incluye la aprobación de prestaciones extraordinarias por desempleo para los profesionales taurinos, que no se hagan dependen de la previa tramitación de un ERTE, así como la suspensión de las obligaciones de pago a la Seguridad Social a cargo de los empresarios y/o trabajadores resultantes de las regularizaciones del ejercicio 2019, junto a la de la obligación de cotizar por parte del profesional taurino durante la situación de baja por accidente profesional o enfermedad común.

Atendiendo a la previsible reducción o ausencia de festejos en 2020, el colectivo taurino quiere que se suprima temporalmente el requisito de 8 festejos cotizados para mantenerse de alta en el Régimen General de la Seguridad Social, prorrogando hasta el uno de enero de 2021 el censo de activos vigente a la finalización del presente año. El dossier requiere, con objeto de que los profesionales taurinos no vean perjudicadas futuras prestaciones ordinarias en materia de desempleo, incapacidad o jubilación, la aplicación de fórmulas que permitan que, o bien a todos ellos se les tengan considerados como cotizados los 365 días del año 2020, con arreglo, al menos, a la base de cotización acreditada en el ejercicio 2019, o bien se excluya en su totalidad el año 2020 a efectos de cómputo de cotizaciones.

El paquete de medidas propuestas solicita el establecimiento de líneas de ayuda al mantenimiento de las empresas taurinas (organizadores de espectáculos y ganaderos) y resto de empresas del sector durante el tiempo de vigencia de la suspensión de la actividad, junto a la puesta en marcha de un primer fondo extraordinario de ayudas directas a la producción de bovino extensivo de lidia con destino alimentario y de un segundo de ayudas directas a la producción de bovino de lidia para atenuar la pérdida del valor cultural, genético y medio ambiental de las ganaderías de bravo.

El colectivo requiere igualmente la exención de cargas fiscales específicas por la explotación de las plazas de toros tanto para espectáculos taurinos como para todo tipo de espectáculos culturales y artísticos mientras dure la prohibición de organizarlos, bonificándose la cantidad durante los siguientes dos ejercicios fiscales. El mundo taurino también desea, según recoge el documento de propuestas, el impulso de líneas de financiación ICO específicas para garantizar la liquidez de las empresas culturales, especialmente para aquellas afectadas por la suspensión de espectáculos ya anunciados cuya inversión inicial para su organización se ha visto alterada, y la ampliación de las medidas aprobadas por el RD Ley 8/2020 de 17 de marzo para empresas del sector taurino y autónomos más allá de la aplicación del estado de alarma si una vez desactivado éste se prolongan, bien a nivel estatal y/o autonómico, medidas de prohibición de concentración de personas que imposibiliten la celebración de los festejos. El colectivo pretende la inclusión de los medios de comunicación especializados en el ámbito taurino en las campañas de publicidad institucional y en las medidas de apoyo a medios de comunicación que se pongan en marcha.

El dossier quiere asimismo la reposición de grandes faenas históricas en TVE, que dicha cadena emita reportajes divulgativos que ofrezcan una visión de la tauromaquia desde el punto de vista socio medio ambiental y que el Ministerio de Cultura cuente con un programa de contenidos específico que permanezca abierto al público general, utilizando los diferentes archivos y museos de titularidad estatal.

En el capítulo de medidas para el reinicio de la actividad, Álvaro González detalla que el dossier busca el establecimiento de planes de acceso a las plazas de toros a medida que se vaya produciendo el desconfinamiento, el desarrollo de campañas de comunicación sobre la reactivación de la actividad taurina, una vez ésta se produzca, instar a las administraciones propietarias de plazas de toros de titularidad pública al restablecimiento del equilibrio económico de los contratos vigentes y una línea de ayudas de dos millones de euros para organizar festejos de novilladas picadas a nivel nacional.

Dicho capítulo también incluye la solicitud de flexibilidad administrativa en la autorización de celebración de festejos, la asunción por la administración del coste de los servicios médicos y veterinarios en los espectáculos taurinos, la retransmisión de nuevas corridas de toros en TVE y medios de comunicación públicos y la provisión de partidas presupuestarias, similares a las que benefician al resto de industrias culturales, para promover la tauromaquia mediante un fondo extraordinario para la organización de festejos, una vez sean posibles dichas celebraciones.

El mundo taurino quiere la exoneración y/o reducción de los costes administrativos derivados de las obligaciones reglamentarias administrativas y/o municipales para cualquier tipo de espectáculo taurino, el establecimiento de una autorización expresa para los profesionales taurinos para poder asistir a las fincas ganaderas cuyo titular les requiera documentalmente para intervenir en las labores de tentadero de reses con vistas a su selección o desecho y la equiparación de los profesionales taurinos a los deportistas federados, a los efectos de poder realizar entrenamientos.

Por lo que respecta al capítulo de medidas de fomento para hacer frente a la posterior crisis económica, el colectivo exige la provisión de partidas presupuestarias para promover la tauromaquia, junto a la incorporación de contenidos taurinos en los medios de comunicación públicos nacionales. El colectivo solicita la reducción del IVA cultural del 10 % al 4 %, tal y como está reivindicando el resto de industrias culturales, y la reducción del IVA del toro bravo, considerándolo como producto ganadero y no como servicio, pasando por tanto del 21% actual al tipo de IVA correspondiente.

Por último, en el apartado de otras medidas de dinamización, el mundo taurino quiere el reconocimiento pleno de la tauromaquia como industria cultural, dotar al Ministerio de Cultura de una unidad específica de asuntos taurinos, el fomento de nuevos públicos, como el joven y la coordinación ministerial tanto para la salvaguarda del patrimonio genético, la diversidad de encastes, la riqueza medio ambiental y el tejido rural ganadero de bravo como para la inclusión de contenido taurino en los diferentes niveles educativos, contemplándose la creación de un título de FP básica en Tauromaquia y Actividades Auxiliares Ganaderas dentro de la familia agraria.

El dossier quiere finalmente instar a todas las administraciones a incluir a las asociaciones culturales taurinas como potenciales beneficiarios dentro de los programas de ayudas para el fomento y difusión de la cultura y el establecimiento de programas de colaboración para la difusión de la cultura taurina.

Prensa Excmo. Ayto. de El Puerto de Santa María

A %d blogueros les gusta esto: