Disposición y entrega de la terna ante un interesante encierro de El Torero en Utrera

Plaza de toros de Utrera (Sevilla). Corrida de toros. Un tercio de entrada dentro del aforo permitido. Ejemplares de la ganadería de El Torero, los tres primeros más enclasados y los tres últimos con mayor bravura y motor.

Rafael Serna (Azul turquesa y oro): 2 orejas y 1 oreja.

Alfonso Cadaval (Corinto y oro): 1 oreja tras aviso y Saludos tras aviso.

Ángel Jiménez (Coral y oro): 1 oreja y Ovación.

En mayor o menor grado, ha molestado el viento a lo largo de toda la corrida.

Interesante encierro, con muchos matices el que ha enviado hoy al coso sevillano de Utrera la divisa de El Torero, con animales nobles, de gran clase y ritmo, más exigentes los tres últimos. Frente a ellos ha estado una terna de jóvenes matadores sevillanos, que han dado una gran dimensión, cada uno con sus formas y su estilo, pero siempre muy dispuestos y entregados.

El primero ha sido un toro noble, con enorme fijeza, mucha clase y calidad. Rafa Serna ha estado, sobre todo, muy templado, haciendo las cosas muy despacio, tranquilo y sereno el diestro hispalense, disfrutando de la excelente condición de su antagonista, que además humillaba bastante en las telas. Muy toreros los ayudados de cierre de faena. Estocada perpendicular en buen sitio. Dos orejas.

El cuarto ha sido un burel más exigente, que ha tenido siempre más entrega cuando embestía por el pitón izquierdo. Faena de mucho poder y sometimiento de Rafa Serna, tragándole dudas y parones en varios momentos del trasteo al de El Torero. Estocada delantera. Una oreja.

El segundo de la función le ha permitido a Alfonso Cadaval mostrar un concepto del toreo clásico y con mucho gusto, intentando hacerlo todo con torería y sabor. Fijeza, recorrido y ritmo en sus acometidas han sido algunas de las virtudes de “Lancero”, al que ha sabido aprovechar Alfonso Cadaval, quien ha sufrido una voltereta, por suerte sin consecuencias, al torear de frente por naturales. Estocada corta y descabello. Una oreja tras aviso.

Mucha bravura y fondo ha sacado el quinto, si bien es cierto que también cierta aspereza. En este segundo turno, Alfonso Cadaval ha estado, de nuevo, dispuesto, sin salirse para nada de su concepto ni de su forma de expresar el toreo. El fallo con la espada, ha dejado su balance en saludos tras aviso.

De extraordinario cabe calificar el saludo capotero al tercero de Ángel Jiménez, ganándole terreno hacia los medios al toro y moviendo el percal con buen aire. Por bajo, ha comenzado su faena el matador de Écija, cuajando una labor llena de torería, encajado y roto el diestro, por momentos, logrando los pasajes de mayor altura en el toreo al natural. Lo realiza todo con gran pureza en los cites y a la hora de embarcar las embestidas. Estocada tendida. Una oreja.

La faena de Ángel Jiménez al sexto ha sido más intermitente ya que el toro tenía más teclas y pedía más resortes técnicos a su matador. El espada astigitano se ha encontrado especialmente a gusto al natural, consiguiendo algunos muletazos largos y despaciosos. Necesita de dos viajes con el estoque más un golpe de verduguillo para poner punto y final a la tarde en Utrera. Ovación.

Entre los picadores, subrayar lo realizado por Francisco Javier Ortiz en el tercero, y por Romualdo Almodóvar, en el sexto. Por lo que se refiere a los hombres de plata, mencionar a Antonio Chacón, tanto con el capote en el primero como con las banderillas en el cuarto, saludando conjuntamente con Antonio Ronquillo; Cándido Ruiz en la lidia del segundo y José Chacón y Juan Sierra, en el tercero y en el sexto, en uno con el percal y en el otro, con los garapullos.

Fotos: A. Del Carmen – Asociación Nacional de Fotógrafos Taurinos

A %d blogueros les gusta esto: