Diosleguarde y Carlos Domínguez triunfan en la última clasificatoria del Circuito del Norte

Extraordinaria novillada de Espartaco en Santoña en la que Arturio Gilio lidió el lote más complicado

Última clasificatoria del Circuito del Norte en Santoña, primera cita en Cantabria. Se lidiaron novillos de gran juego de Espartaco para Manuel Diosleguarde, Arturo Gilio y Carlos Domínguez.

Extraordinario novillo de Espartaco que salió en primer lugar para Manuel Diosleguarde. Recibo a la verónica y variado quite. Desde el primer momento le exigió por abajo y respondió el astado con largura, transmisión y humillación. Por ambos pitones elaboró ​​faena constante sin perder intensidad y aguantó novillo hasta el final. Espadazo fulminante y dos orejas. El cuarto novillo tuvo un punto de más picante y supo el salmantino controlar esas miradas. Los pasajes más destacados llegaron al natural. La espada entró a la segunda algo trasera y necesitó el descabello. Vuelta al ruedo tras aviso.

Arturo Gilio conectó con los tendidos cuando se echó el capote a la espalda en el quite al segundo. El inicio de faena fue explosivo de rodillas y otro de Espartaco con movilidad y transmisión. La faena vivió los momentos álgidos al natural uno a uno y cerró por bernadinas. La espada entró a la tercera y saludó ovación tras aviso. El quinto fue el de peor condición de la novillada con una embestida rebrincada y sin entregarse. En una de esas le pegó un tremendo revolcón del que se dolió pero continuar para matarlo de una casi entera. 

Desde su debut hace más de dos años no se vestía de torero y vino Carlos Domínguez a por todas ayer a Santoña. Variedad con el capote y conectando con los tendidos. Inició faena de rodillas en el centro del ruedo para cambiarle el viaje por la espalda al tercero de la tarde. Le quiso hacer las cosas muy despacio a otro gran novillo de Espartaco y los desarmes deslucieron en ocasiones una faena de mucho mérito que supo levantar antes de coger la espada y matar a la primera. Oreja con petición de la segunda. Ante el sexto, otro novillo manejable de Espartaco estuvo más relajado. Era un novillo que pedía distancias y cuando se las daba se venía arriba. El cierre de faena ya pegado a tablas fue lo más destacable y dejó muletazos de mucho calado. La espada entró y paseó una oreja con petición de la segunda. Dio dos vueltas al ruedo.

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Santoña. 4ª clasificatoria. Novillos de Espartaco de extraordinario juego para:

Manuel Diosleguarde, dos orejas y vuelta al ruedo tras aviso.

Arturo Gilio, ovación tras aviso y ovación.

Carlos Domínguez, oreja y oreja con dos vueltas al ruedo.

Foto: A. Gabino / ANFT

Prensa Liga Nacional de Novilladas

A %d blogueros les gusta esto: