Daniel Luque hizo lo mejor en la de Fuente Ymbro en Sevilla

El torero de Gerena toreó muy bien de capa al tercero, al que hizo una faena que pudo ser de triunfo de no fallar con el acero

Daniel Luque ha vuelto a mostrar el momento de solvencia y capacidad que atraviesa ante una corrida de Fuente Ymbro que no ha dado el juego deseado. El de Gerena hizo la mejor faena de la tarde al tercer toro, pero perdió el triunfo con el acero. Tanto Antonio Ferrera como Miguel Ángel Perera no tuvieron colaboración en sus lotes, yéndose también de vacío.

Ficha:

Se lidiaron toros de Fuente Ymbro, bien presentados y de escaso juego. Destacó el tercero.

Antonio Ferrera, silencio y silencio.

Miguel Ángel Perera, palmas y silencio.

Daniel Luque, ovación tras petición y aviso y silencio.

Saludaron en banderillas Javier Ambel y Curro Javier.

Comentario:

Antonio Ferrera capoteó con oficio al primero de la tarde, un toro de envergadura al que sacó a los medios después de los dos puyazos para torear con la derecha en dos series en las que el toro no humilló. Por el lado izquierdo el de Fuente Ymbro fue más tardo y Ferrera tuvo que sacarle los muletazos de uno en uno. Mató de estocada efectiva. Silencio.

El cuarto embistió rebrincado al capote de Ferrera. Fue fuertemente castigado en el caballo y a pesar de ello no se templó y embistió dando tornillazos en la muleta. Ferrera lo tanteó por los dos pitones tomando algunas precauciones y una parte del público se enfadó y le pitó.

Miguel A. Perera lanceó con los pies juntos al segundo de la tarde, un toro que acudió bien al caballo. El animal se cayó en el inicio de faena y pareció acusarlo después. Perdía las manos y deslucía la labor de Perera. Con temple y oficio, logró sacarle algunos muletazos pero sin llegar al tendido porque el toro no transmitía. Mató de estocada.

Perera no pudo lucirse de capa en el quinto. En banderillas el toro buscó tablas y Ambel tuvo que emplearse en la brega. Curro Javier demostró una vez más su buen hacer y se desmonteró. En la muleta, el toro claudicó dos veces y se afligió. Perera, a base de técnica y experiencia, le sacó pases pero sin poder emocionar por la condición del toro. Pinchó y fue silenciado.

El tercero salió corretón y huidizo, pero cuando se fijó en el engaño embistió bien y Luque lo cuajó con el capote, toreando de forma sensacional a la verónica, sobresaliendo los lances por el pitón izquierdo. Después del primer puyazo cogió a Luque en un descuido. Y después del segundo, el de a Gerena hizo un quite con verónicas y bonita larga. En la muleta llevó toreado a su enemigo desde el primer muletazo, ligando muy bien. La segunda tanda calentó el ambiente, emocionante ligada y rematada con un pase de pecho enroscándose al toro. Sonó la música y en la segunda serie el de Fuente Ymbro hizo amago de rajarse. Él lo sujetó dejando la muleta en la cara todo el tiempo. Importante estuvo Luque al natural, aguantando y atemperando la violencia inicial del toro, al que sometió con autoridad. Mató de pinchazo y estocada de la que el toro tardó en caer. Se enfriaron los ánimos y hubo petición pero no suficiente.

Luque solo pudo dejar una bonita media en el recibo al sexto, toro que no se empleó en el capote. A la muleta embistió sin celo y con la cara alta y Luque le obligó a repetir a base de dejarle la muleta puesta e incitarle. Pero el toro fue a menos. El torero de Gerena dio impresión de superioridad pero no tuvo materia apta para construir faena.

Fotos: Arjona / Pagés

Toromedia Comunicación

A %d blogueros les gusta esto: