Castella a hombros en Cali tras indultar a “Boticario” de Ernesto Gutiérrez

El torero francés fue el gran triunfador de la quinta tarde de toros en Cañaveralejo tras cortar tres orejas, dos de ellas simbólicas. El ganadero Miguel Gutiérrez lo acompañó en la salida por la puerta del Señor de los Cristales. Luis Bolívar cortó una oreja a cada uno de sus toros y Antonio Ferrera fue protestado por el público.

Dicen que no hay quinto malo y la quinta tarde de toros de la feria de Cali cumplió con ese adagio. Se lidió un encierro de Ernesto Gutiérrez que emocionó a la afición de Cañaveralejo, al punto que uno de sus toros, “Boticario”, lidiado en segundo lugar, se ganó el premio mayor al ser indultado.

El francés Sebastián Castella tuvo la suerte de enfrentarlo. Desde el principio dominó sus embestidas y con la muleta cuajó una faena colosal tanto con la muleta en la mano derecha como cuando lo lidió por el lado izquierdo. Comenzó con estatuarios antes de imponer su poderío en redondo. Las series fueron emocionando al público que correspondía con sonoros olés y que se prolongaban en cada muletazo. El francés se pasó al toro por donde quiso y “Boticario” respondió a cada invitación que el torero hacía con la muleta. El público empezó a sacar sus pañuelos hasta que el presidente asomó la bandera amarilla que les dio el máximo triunfo al torero y al toro. El último toro de Ernesto Gutiérrez que había sido indultado en Cañaveralejo fue ‘Colillero’ por Luis Bolívar en la feria del 2011.

Pero faltaría el quinto, un serio toro de Ernesto Gutiérrez que en los primeros tercios pocas esperanzas albergaba. Pero Castella le vio sus cualidades y consiguió que el toro se dejara seducir por su muleta. El francés estuvo a gran nivel con este ejemplar y cortó una oreja que lo puso en primera fila para conseguir su tercer trofeo del Señor de los Cristales.

No era fácil superar el listón de Castella, pero el colombiano Luis Bolívar no se amilanó. Al tercero lo desafió en el centro del ruedo con un par de cambiados por la espalda que levantaron los tendidos. Le sacó muletazos templados por ambos pitones hasta que un desarme amenazó el ritmo de la faena. Pero el colombiano se tiró de rodillas para enmendar esa mancha y logró cautivar al público. Cortó una oreja.

Al sexto Bolívar lo recibió con dos largas cambiadas y de la misma forma remató su saludo. Hizo homenaje al maestro Pepe Cáceres con las cacerinas con las que dejó en suerte al toro en el caballo. Estuvo voluntarioso y recursivo con la muleta pero su faena tuvo altibajos, entre otras porque el toro no tenía la suficiente emoción. Sin embargo, lo sumado le alcanzó para cortar la segunda oreja de su cosecha, pero el torero no quiso salir a hombros.

Muchos aficionados recordaban al huracán Antonio Ferrera de temporadas anteriores y quizás no conocían la nueva dimensión del torero extremeño. Le reclamaron que pusiera banderillas en sus dos toros, pero Ferrera hace tiempo que dejó de ser protagonista del segundo tercio. Además contó con el lote más aburrido de la tarde, y los lances creativos y los muletazos de trazo largo fueron insuficiente para que el público lo premiara.

Ficha

Cali, plaza de toros de Cañaveralejo

Media plaza

Se lidiaron toros de Ernesto Gutiérrez, bien presentados y de buen juego en general. “Boticario”, número 89 con 524 kilos de peso, fue indultado.

Antonio Ferrera: saludo desde el tercio y pitos.

Sebastián Castella: dos orejas simbólicas y una oreja.

Luis Bolívar: oreja y oreja.

Sebastián Castella salió a hombros junto al ganadero Miguel Gutiérrez.

Prensa Plaza de Toros de Cañaveralejo

A %d blogueros les gusta esto: