Calerito da la única vuelta al ruedo en la segunda novillada del abono sevillano

El novillero de Aznalcóllar hizo lo más destacado en una tarde marcada por el escaso juego de los novillos

Juan Pedro García ‘Calerito’ fue quien más cerca del triunfo estuvo en la segunda novillada del abono sevillano. El de Aznalcóllar hizo la mejor faena y dio la única vuelta al ruedo de la tarde después de que no le fuera concedida la oreja del cuarto. Sus compañeros de cartel tuvieron pocas opciones de lucimiento por el escaso juego ofrecido por la novillada de Rocío de la Camara.

Ficha:

Se lidiaron novillos de Rocío de la Cámara -tercero y cuarto con el hierro de Cortijo de la Sierra-, bien presentados, que dieron poco juego. Se dejó el segundo y fue más colaborador el cuarto.

Juan P. García ‘Calerito’, silencio y vuelta tras petición.
Manuel Diosleguarde, ovación y silencio.
Jorge Martínez, ovación y silencio.

Menos de media entrada.

En la enfermería fueron atendidos el banderillero Juan Rojas de “varetazo corrido en región inguinal derecha. Pronóstico leve”; y el novillero Jorge Martínez de “contusión en la cara interna del muslo derecho y varetazo corrido en la cara anterior del muslo izquierdo. Pronóstico leve”.

Comentario:

El primero de la tarde embistió con la cara alta de salida y no permitió el lucimiento a Calerito. Manseó en el caballo y también en banderillas. El novillero de Aznalcóllar fue capaz de amarrarlo a la muleta con oficio pero sin poder construir faena por la nula transmisión de un novillo que embestía con la cara alta y no se empleaba. Mató de pinchazo, estocada y descabello.

En el cuarto, Calerito se fue a portagayola y protagonizó un variado y vibrante recibo de capa. Este fue otro novillo que no perdonaba errores, llegando a voltear al torero en el arranque de faena con la diestra. Cambió a la mano izquierda y el novillo pareció templarse más. Poco a poco, con paciencia y oficio, fue metiéndolo y logró también templar con la derecha, haciendo sonar la música por primera vez en la tarde. La faena siguió creciendo en la siguiente serie diestra y también al natural. Destacaron bonitos cambios de mano. Labor de buen oficio no exenta de buen gusto. Media atravesada y descabello y petición de oreja no atendida por el palco. Vuelta al ruedo.

Manuel Diosleguarde lanceó ganando terreno al segundo de la tarde. Después del segundo puyazo intentó el quite por dos veces Jorge Martínez y fue arrollado en las dos ocasiones, por fortuna sin consecuencias. En el comienzo de faena se vio que el novillo embestía mejor por el derecho, por donde compuso muy bien Diosleguarde. En el inicio de la segunda serie fue desarmado y parecía que el novillo había cambiado a peor, pero supo meterlo en la muleta y elevar de nuevo el tono de la faena. Por el lado izquierdo se metía pero el novillero no volvió la cara. Al coger de nuevo la derecha, dio una nueva tanda ligada antes de matar de pinchazos y estocada.

Diosleguarde se encontró en quinto lugar con un novillo con poco empuje. El salmantino le hizo todo con compostura pero el animal no transmitía nada, embistiendo al paso. Estuvo por encima el torero, dejando entrever sus buenas formas pero sin poder emocionar por la falta de enemigo. Mató de metisaca y estocada efectiva.

Tampoco se empleó de salida el tercero de la tarde, que no permitió lucirse a Jorge Martínez. Manseó en varas y en la muleta comenzó pegando tornillazos sin ninguna entrega. Difícil papeleta para el novillero, que tragó parones y miradas en una labor de entrega y valor en la que se jugó la cornada. El novillo llegó a hacer presa pero por fortuna no hirió. El novillero volvió a la cara y siguió jugándosela. Mató de pinchazo, otro hondo y tres descabellos.

El sexto embistió con violencia en el capote y puso en apuros a Jorge Martínez. En banderillas cogió al banderillero Juan Rojas, que pasó a la enfermería, y en la muleta no tuvo ni uno, poniendo al torero en peligro en cada embestida. Lo intentó Martínez pero tuvo que optar por la brevedad dada la complicación de su enemigo. Mató de estocada y descabello.

Fotos: Arjona / Toromedia

Toromedia Comunicación

A %d blogueros les gusta esto: