Bilbao le abre la puerta grande a Diego Urdiales

Ojiplático me quedaba cuando en los corrillos del exterior de Vista Alegre escuchaba “Triple Puerta Grande”. Y es que de la mas absoluta desesperación, la afición de Bilbao a pasado al más loco de los delirios.

Cuarro quintos de entrada en los tendidos y alrededor de doscientos antitaurinos manifestándose en el exterior la plaza.

Entre vítores realizaban los tres matadores el paseíllo a ritmo del pasodoble “Cocherito de Bilbao”.

Enrique Ponce: Tonadillo (567 kg), negro mulato listón de la ganadería Alcurrucén. Toro muy justo de presentación que arrastraba las patas traseras en el capote. Se le castigò demasiado en varas y ya en los primeros muletazos el toro lo acusó. Sin la mínima humillación del toro Ponce hizo sonar la música en Vista Alegre. Faena con un maestro dominador pero con actitud de calentamiento. A la suerte contraria pinchó en la primera entada, mete-saca totalmente lateral en la segunda, volvió a pinchar en la tercera y dejó una buena estocada final. Malas tres puntillas con un toro que agonizaba y dejaba mal sabor de boca en el concurrente. Silencio para el animal y el matador.

“El Juli’: Dinastía (547 kg), castaño chorreado bragado corrido axiblanco calcetero de la ganadería Alcurrucén. Primer tercio de trámite en el que lo más destacado fue el hermoso quite de “El Juli” a base de faroles y el pulso de Urdiales con otro quite a verónicas. Brindó al público y ofreció unos hermosos primeros muletazos en la baldosa. Toro manso sin fuerzas que no tenía faena y con el que el madrileño aburrió a los tendidos. Gesto feo del profesional que respondió a los tendidos que le protestaban. Casi estocada completa algo tendida pero eficaz. Aplausos para el matador y pitos en el arrastre.

Diego Urdiales: Tonadillo (554 kg), castaño chorreado liston bragado meano axiblanco de la ganadería Alcurrucén. Lento, sin alegría y poco picado pasó el toro de las varas a las banderillas. Banderillas traseras y brindis a Juan Etxanobe que se encontraba en el tendido 3. Grandes derechazos y buena quinta tanda por la izquierda que se quedaron algo deslucidos por los enganchones. Enterró la espada pero el toro no cayó. Con miedo de perder la oreja con el verduguillo, sin prisas esperó el riojano a que el toro se tumbara. Fuerte petición de oreja y trofeo para el matador.

Enrique Ponce: Afanosito (541 kg), castaño chorreado listón de la ganadería Alcurrucén.Sin pasión en el capote y con escasas fuerzas en el caballo se presentó el último toro de Ponce en estas Corridas Generales. Banderillas casi colocadas en el rabo y brindis de Enrique Ponce al concurrente. Comenzó la faena frente a la Puerta Grande donde mimó al toro con la derecha. A cámara lenta, redondos y molinetes que levantaron los aplausos de un público entregado. Pinchazo, primer aviso, un cuarto de estocada y descabello. Con un Enrique Ponce que lucia gesto triste, el público se puso en pié para reconocer la labor del maestro.

“El Juli”: Dispuesto (576 kg), castaño chorreado en verdugo de la ganadería Alcurrucén. Toro con poca fuerza desde salida que se astilló en cuerno derecho en la primera entrada y que el señor presidente devolvió con criterio.

“El Juli”: Manzanito (537 kg), castaño chorreado bragado meano de la ganadería Alcurrucén. Salió de estampida pero se lesionó la pata trasera izquierda. Reclamó el cambio con fuerza Vista Alegre y el presidente atendió la petición.

“El Juli”: Lancero (576 kg), castaño chorreado cinchado calcetero lucero de la ganadería Alcurrucén. Sin fuerza y descoordinado se le notaba al segundo sobrero en la salida. Como con una cuerda se llevó “El Juli” al toro a la boca de riego donde comenzó la faena con una estética tanda. Mostró Lancero un cabeceo muy incómodo durante toda su lidia. Demostró el espada que podía con el toro y a pesar de que éste se le rajaba, “El Juli” dejó destellos de su calidad sobre la oscura arena. Sin opciones el madrileño se justificó pero poco pudo hacer. Pinchó en dos ocasiones y dejó una espada desprendida. Aviso y aplausos para un laborioso maestro que también se marcha descontento de Bilbao. Ovación con saludo tras un arrastre con discrepancias en los tendidos.

Diego Urdiales: Gaiterito (533 kg), negro mulato listón de la ganadería Alcurrucén. Último toro de la tarde, justo de presentación. Varas y banderillas de trámite con unos tendidos que mostraban ganas de finalizar la corrida tras dos horas y cuarenta y cinco minutos de toros mansos. Por izquierda y derecha dejó Urdiales los mejores pases de la jornada. Al natural por la izquierda logró poner la plaza en pié, y a pesar de su arte, llegó a emborracharse de toro. Pinchó a la primera pero dejó un estoconazo muy eficaz en la segunda. Merecida primera oreja, fuerte petición de la segunda y mismo criterio que ayer del señor presidente que le otorga la Puerta Grande a Diego Urdiales. Ovación para la res en el arrastre y público entregado con el riojano.

Ovación para los tres matadores en la despedida.

Foto captura: Javier Carabias

A %d blogueros les gusta esto: