Arturo Macías y José Mauricio, puerta grande en el cerrojazo de Autlán de la Grana

Comparten la salida a hombros con el ganadero José Barba

Los matadores Arturo Macías (cuatro orejas), y José Mauricio (tres orejas), compartieron la salida a hombros este martes en el cerrojazo del Carnaval de Autlán 2020, en tarde en la que los acompañó el ganadero José Barba. Joselito Adame firmó dos faenas de calidad saludando en el tercio en su lote.

“Ofe”, de 510 kilos, de la ganadería de José Barba, fue el abre plaza, al que Arturo Macías recibió con larga cambiada de rodillas para después torear por verónicas dibujándose con ritmo y cadencia. Quitó por chicuelinas para antes de su labor muleteril brindar al respetable. Correcto estuvo Macías en el comienzo de su faena donde ligó series por la senda derechista ante un toro que tuvo calidad y que se empleó en el engaño del hidrocálido que firmó lo mejor por naturales siendo dos series acompasadas las que firmó ante el de José Barba. Toreó de rodillas Macías que para dar emoción en los pasajes finales para estar certero con la espada y concederle las dos orejas. El toro fue premiado con el arrastre lento.

“Santi”, de 538 kilos, segundo de la tarde, y primero del lote de José Mauricio, que tuvo un discreto saludo capotero. El torero capitalino lució con un quite por navarras, en su faena de muleta se estrelló en el inicio con las pocas opciones que tuvo el astado al que le faltó fuerza, teniendo voluntad para embestir, pero costándole y perdiendo las manos. Solvente se reflejó José Mauricio que ayudándole al toro con el espacio y el tiempo preciso logro extraer muletazos de buena manufactura. Mucho tesón puso el torero que por el izquierdo corrió la mano toreando muy asentado. Con bernardinas firmó los adornos finales para dejar estocada caída de prontos efectos para cortar una oreja.

“Pecoso”, de 500 kilos, tercero del festejo, que de salida brincó al callejón sin provocar daños mayores, la faena de Joselito Adame fue de menos a más, y  porfió para cuajar muletazos de calidad y sobre todo con ese poder que le caracteriza al de José Barba que tuvo ese fondo de nobleza y clase. Llegaron muletazos con mucho reposo y empaque, cuajando series de profundidad por el izquierdo. Pinchazo y estocada que no llevaron a doblar al toro por lo que hizo uso de la espada corta para saludar en el tercio.

“Güicho”, de 494 kilos, peleó fuerte en varas,  y en la muleta ofreció a cuenta gotas en una actuación donde Arturo Macías se entregó por completo, apostando y extrayendo muletazos de gran valía. El de Aguascalientes se arrimó y de metió entre los pitones, con sus muslos como carnada para arrancar las embestidas, toreando también de hinojos ante el gran reconocimiento del público que valoró su actuación. Mató de estocada y tras la fuerte petición se le concedieron dos orejas.

“Isabelo”, de 470 kilos, quinto del festejo con el que José Mauricio destacó por la variedad de capa, y en la muleta, un cambiado por la espalda marcó el comienzo de su faena en la que toreó con gusto, clase y temple al toro de José Barba, que por el derecho se empleó con calidad, regateando más las embestidas por el izquierdo, marcando el poder al arrancar los muletazos. Mató al primer viaje para cortar dos orejas.

El cierra plaza, “El Limón”, de 437 kilos, para Joselito Adame que se dobló con poder en el comienzo de una faena de la que extrajo series con mando, estando en todo momento voluntarioso pese a no tener materia prima para el lucimiento. Saludó en el tercio.

Prensa NTR Toros

A %d blogueros les gusta esto: