Alejandro Peñaranda y “Lagartijo”, de La Quinta, conjunción perfecta en Munera

Plaza de toros de Munera (Albacete). Tercera novillada del V Certamen “Promesas de Nuestra Tierra”. Tres cuartos de entrada. Ejemplares con el hierro de La Quinta, en conjunto magnífico encierro. El mejor el 6º, “Lagartijo”, nº 81, cárdeno, bragado, girón, coletero y calcetero, premiado con la vuelta al ruedo.

Al término del paseíllo se ha guardado un minuto de silencio en memoria de los fallecidos y afectados por el COVID-19, seguido con gran respeto por el público.

Borja Escudero (Grana y azabache): Ovación tras aviso y Palmas tras aviso.

Manuel Casado (Nazareno y oro): 1 oreja y 2 orejas.

Alejandro Peñaranda (Azul marino y oro): 2 orejas y 2 orejas y rabo.

Extraordinaria novillada de La Quinta la jugada esta tarde en el coso albaceteño de Munera. Animales bravos, nobles y con clase, con un astado, el sexto, cumbre, para soñar el toreo.

Alejandro Peñaranda ha sido el triunfador numérico del festejo, y no sólo eso, sino que ha mostrado un excelente concepto del toreo, clásico, puro y muy templado. El saludo con el capote al sexto, “Lagartijo”, moviendo la tela rosa muy despacio, ya adelantó la sinfonía que vendría después. Muy buena labor en la lidia de Javier Perea, alargando la embestida del ejemplar de La Quinta. Comienza la faena el novillero de Iniesta con unos toreros ayudados, que han sido sólo el inicio de la obra maestra que ha cuajado en el ruedo de la plaza de Munera. El novillo ha tenido todas las cualidades posibles de una res brava: fijeza, nobleza, bravura, recorrido, humillación, clase, ritmo, transmisión…. y Alejandro Peñaranda ha sabido estar a su altura, que no era fácil, y cuajar un trasteo soberbio. Haciendo las cosas con suma suavidad y delicadeza, sin brusquedades, sin tocarle nunca los trastos, llevando la franela a centímetros del morro de “Lagartijo” e interpretando todo con gusto y personalidad. En definitiva, faena redonda, compacta, que ha cautivado al público de Munera. Estocada algo trasera. Dos orejas y rabo para Alejandro Peñaranda que ha paseado en compañía del mayoral de La Quinta y vuelta al ruedo al novillo.

En el tercero ya mostró Alejandro Peñaranda un gran nivel tanto con el capote, toreando muy encajado y saliéndose para los medios con su antagonista, como con la muleta, hilvanando series magníficas con la mano derecha, fundamentalmente, esperando a que el novillo metiera la cara en el engaño y corriendo la mano con temple y sin tirones. Estocada caída. Dos orejas.

Enfibrado y con mucha raza ha estado toda la tarde Manuel Casado, que ha recibido al segundo de la función a porta gayola con el capote de paseo, prosiguiendo después, ya con el capote de brega en el tercio, con dos largas cambiadas. Coloca banderillas el joven espada de Lora del Río, con más voluntad que acierto, en esta ocasión. Templado por momentos ha estado Manuel Casado, al que muchas veces le podían las ganas de triunfar y arrollaba la razón. Ejecuta molinetes encadenados y manoletinas en el tramo final del trasteo. Estocada tendida entrando a matar sin muleta, algo que repitió en el quinto de la tarde. Una oreja.

Nuevamente de rodillas con dos largas cambiadas ha saludado Manuel Casado a “Mediaonza”. Vibrante tercio de banderillas el protagonizado por el novillero sevillano, cuadrando en la cara del animal. De hinojos empieza su labor muleteril, logrando mantener en todo momento la mirada de los espectadores por su entrega y su raza, por encima de otras consideraciones. Los molinetes y desplantes con los que concluye la faena, encienden los tendidos. Estocada trasera de colocación, realizando la suerte sin muleta, como queda referido. Dos orejas.

El deficiente manejo con el estoque ha impedido a Borja Escudero pasear algún trofeo hoy en Munera. El primero ha tenido buena condición, sobre todo por el pitón izquierdo. Con la zurda ha cuajado el torero de Alicante naturales largos y templados, gustándose. Dos fuertes volteretas se ha llevado Borja Escudero al entrar a matar, sin consecuencias, saliendo del trance, únicamente, con el traje de luces echo jirones. Ovación tras aviso.

Frente al cuarto ha conseguido Borja Escudero muletazos sueltos de categoría, fundamentalmente al natural pero a la labor le ha faltado mayor estructura y conjunción. Pinchazo y estocada contraria. Palmas tras aviso.

Al igual que ocurrió ayer en Añover de Tajo, tampoco hoy en Munera han salido a hombros los toreros, en este caso, Manuel Casado y Alejandro Peñaranda debido a la normativa establecida por el coronavirus.

Imagen: CMMedia

A %d blogueros les gusta esto: