Adrien Salenc abre la Puerta Grande en Calasparra

Un novillo de Valdellán fue premiado con la vuelta al ruedo

El novillero francés Adrien Salenc, que volvía a Calasparra tras el percance que sufrió en esta plaza el año pasado, fue a la postre el triunfador de la segunda novillada de la Feria del Arroz, donde cortó tres orejas a su lote, haciendo lo más destacado de la tarde y logrando abrir la Puerta Grande.

Ficha:

Se lidiaron novillos de Valdellán, bien  presentados. Destacaron primero, tercero y sexto. El tercero fue premiado con la vuelta al ruedo.

Manuel Rodríguez, ovación y silencio tras dos avisos.
Pablo Atienza, silencio y silencio tras aviso.
Adrien Salenc, oreja con petición de la segunda y dos orejas.

Saludaron en banderillas José Manuel Más, Miguel Ángel Martín y Fernando Sánchez.

Comentario:

El malagueño Manuel Rodríguez se fue a portagayola a recibir al primero de la tarde y resultó arrollado. A pesar del golpe volvió a la cara con raza. Brindó al empresario Pedro Chicote y demostró muchas ganas aunque también la lógica falta de oficio del que no torea. Dio la cara y mató con decoro. Fue ovacionado.

El cuarto no colaboró, rajándose en la muleta. Por tanto, no pudo destacar Rodríguez, que esta vez pinchó.

No fue fácil el segundo de la tarde. Pablo Atienza no pudo lucir de capa y más tarde se esforzó por dominar con la muleta la embestida rebrincada de su oponente, que no acabó de entregarse. No estuvo fino con la espada.

Tampoco se lo puso fácil el quinto, que embistó con la cara alta y sin transmisión, lo que impidió el lucimiento. Atienza hizo un esfuerzo y acabó de pinchazo y estocada.

Adrien Salenc volvió a Calasparra después de que el año pasado sufriera un percance en esta plaza. El francés se lució a la verónica antes de que novillo y picador protagonizaran un buen tercio de varas. Juan José Esquivel fue ovacionado. Salenc aprovechó la bravura de un novillo repetidor y exigente, cuajando una notable actuación que se vivió con emoción. Mató al encuentro y fue premiado con una oreja, aunque se pidieron con fuerza dos, mientras que al novillo se le dio la vuelta al ruedo.

Sí cortó dos orejas del sexto, al que lanceó rodilla en tierra de salida. Planteó la faena en los medios y entendió muy bien a su enemigo, acoplándose en las series sobre todo con la mano derecha. También lució en los remates y concluyó de estoconazo, amarrando de esta forma la primera Puerta Grande de la Feria del Arroz.

Toromedia Comunicación

A %d blogueros les gusta esto: